Acá

Editorial / Venezuela RED Informativa

En Venezuela el tiempo que se avecina es el de la represión simple y salvaje. Al NARCOGOBIERNO bolivariano no le queda de otra. Para la oposición MUDa “eso” es un problema.

Apenas se ha abierto una “oportuna” ventana con los señalamientos de la ONU y Guaidó vuelve a sonar el disco del cese de la usurpación, con todo y posible enroque entre él y el señor Maduro en el juego de la silla de Miraflores.

Seamos serios. Es poco probable que las NARCOFUERZAS AMADAS de la revolución realmente tengan algún tipo de preocupación por la total y absoluta destrucción de su antiguo prestigio institucional. Nadie en su sano juicio da mucho por esa banda de delincuentes disfrazados de militares. Una parranda de balurdos que reciben mansamente órdenes desde La Habana y Teherán, que no son más que un grupo de mentecatos con los cuales NO se puede contar para salvar al país. Más claro aún: ¡ellos son parte del problema!

El asunto es que los malvivientes del siglo XXI junto con sus asociados de la oposición malandrosa del país midieron mal a Venezuela. Esto NO es Cuba. ACÁ la Resistencia le ha puesto límites al abuso y a la barbarie. El país bueno, el país grande NO está dormido.

Podrá estar sin electricidad por días seguidos. No tendrá gasolina. Los precios se podrán seguir expresando en dólares cada día más inflados. Pero nuestra gente ni es ni se hace la pendeja. ¡Claro que tiene miedo! Estos desgraciados han hecho más que evidente que son capaces de todo. Que no tienen escrúpulos. Porque ni siquiera son venezolanos, o dejaron de serlo. Pero el pueblo se la está jugando día tras día. Y está saliendo solo y con valor a quemar las calles, a mentarle la madre a la NARCOGUARDIA NACIONAL y al resto del gobierno. Otra vez sin nada. Otra vez con palos y piedras.

ACÁ nunca ha calado ni nunca calará el disco rayado cubano del imperio maluco, el bloqueo/medidas y el resto de la cartilla Castro para explicar el fracaso del país que hoy tenemos.

ACÁ el desastre nacional solo tiene un responsable y un culpable que todos conocemos por nombres y apellidos: la ambición cínica de un proyecto trasnochado y perverso, apoyado por una oposición tarifada con los mendrugos que ha dejado caer de la mesa la payasada del socialismo del siglo XXI.

Por eso es que ACÁ, cada uno de nosotros sabemos perfectamente lo que tenemos que hacer para recuperar a Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × dos =