Alerta al pueblo de Venezuela y exhortación al presidente encargado

Santos Luzardo / Venezuela RED Informativa

Amado pueblo de Venezuela y Señor Juan Guaidó:

Es oportuno tomar conciencia del sagrado deber de proteger el más valioso de los bienes jurídicos tutelados por la Constitución y leyes de la República: la vida, más aún cuando no hay medidas efectivas de protección pública, en estas circunstancias de alto riesgo como consecuencia de las acciones criminales imputables al gobierno chino y sus operadores por permitir de manera intencional o culposa la propagación del Coronavirus COVID-19.

Por estos hechos el gobierno chino debe ser denunciado formalmente ante la Corte Penal Internacional, por diversos tipos penales como crímenes de lesa humanidad y exigir la responsabilidad civil derivada de los hechos punibles.

La información sobre la pandemia ocasionada por los hechos que denunciamos ut supra es archiconocida y sufrida por el mundo, pero la verdadera gravedad en Venezuela es ocultada por el usurpador, razón por la que le propongo fervientemente al pueblo que decida el confinamiento voluntario por el tiempo que las circunstancias obliguen en atención a que con total y absoluta responsabilidad reconozco y afirmo que es el
confinamiento total la única solución al corto plazo.

Otras medidas sanitarias podrían ser retardatrices del contagio colectivo, pero constituye un riesgo que Venezuela no puede asumir debido al deterioro de su sistema médico-asistencial y de los servicios públicos.

La medida de aislamiento voluntario debe mantenerse hasta que baje la curva de contagio y estemos fuera de peligro. De no cumplirse debidamente el obligante confinamiento en unos meses las estadísticas podrían indicar cifras sin precedente, de las cuales necesitaría cuidados intensivos un alto porcentaje de contagiados, cuando el país no cuenta ni con mil camas para terapia intensiva que no alcanzan ni para atender otras patologías de demanda diaria, por lo que habría un gran número de muertes en pocos meses si no atendemos con seriedad y responsabilidad esta alarmante emergencia.

El presidente Guaidó debe asumir el suministro de bienes y servicios indispensables para hacer posible el confinamiento, que estimamos sea por un período de dos meses aproximadamente, con los fondos que dispone y mediante la solicitud de ayuda humanitaria urgente y exhortar a los militares a ponerse a la orden de la emergencia en los términos que les obliga la Constitución.

No es momento para abordar la situación con visión politiquera. La escasez de gasolina, por lo que todos conocemos entre lo que destaco los envíos a Cuba de este combustible, ocasiona que el usurpador pretenda enmascarar la realidad, pero el tema que ahora nos debe ocupar es abocarse a preservar la vida.

Italia ha registrado hasta 700 muertes diarias con uno de los mejores sistemas de salud del planeta, lo que debe obligar al Presidente Encargado a asumir, como debe exigírsele categóricamente, el apoyo logístico de alimentación y medicina a la población en confinamiento.

“Todos debemos luchar por el bien inestimable de la unión…”. Esta súplica de El Libertador en su lecho de muerte constituye un mandato constitucional establecido en su Preámbulo, en concordancia con su artículo 1°, y todos los que ejercen el poder, junto con Guaidó, están obligados a acatarlo, la unión por la vida y la unión por la salud como garantía constitucional que también los obliga.

El pueblo de Venezuela debe entender que no hay alternativa ni opción para evitar la propagación maligna. Rogamos por la conciencia de la unión en estos momentos aciagos del país para superar la tragedia pandémica que amenaza tan peligrosamente a nuestro amado pueblo de Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 16 =