Lorenzo Di Stefano: “Venezuela siempre contará con mi aporte para su recuperación, me alisto en primera fila para reconstruir el país”

Alexander Arredondo / Venezuela RED Informativa

Nuestro personaje de la semana es todo un ejemplo de perseverancia, trabajo y compromiso. Incansable en cristalizar metas a nivel personal, el empresario Lorenzo Di Stefano ha conocido el éxito tanto en Miami como en su natal Venezuela, pero no por azar del destino, sino por imponer en su diario quehacer los valores familiares que lo han formado desde la infancia, en el hogar de sus padres, dos italianos inmigrantes que tenían muy claro lo que son los logros producto del sudor de la frente.

Di Stefano añora a su Venezuela, y espera con paciencia el amanecer del retorno a la democracia de su patria natal, mientras eso ocurre, en Miami se ha consolidado como el mejor ejemplo de lo que son los venezolanos en tierras extranjeras. Hoy nos hace el honor de contarnos su historia labrada a punta de mucho trabajo. Lorenzo Di Stefano es una voz imprescindible de la comunidad venezolana en Estados Unidos.

“Nací en Caracas, Venezuela y a los pocos meses, mis padres se devolvieron para Italia. Por ello mi primer idioma fue el italiano. Viví en Italia hasta la edad de 7 años, hasta que la empresa para la cual trabajaba mi papá, una trasnacional de seguros italiana con negocios en Latinoamérica, le ofreció la transferencia nuevamente a Caracas. Fue allí donde realmente empecé a disfrutar de mi infancia, ya no tenía que esperar ocho meses para ir a la playa y nunca más tuve que usar ropa de invierno, disfruté muchísimo el balneario Los Caracas, las playas de Caraballeda, Camurí, el Club Puerto Azul y el Ítalo en Caracas, hasta que mi padre compró una casa en Chirimena, la cual disfruté hasta la adolescencia todos los fines de semana», así arranca esta pincelada de memorias Lorenzo Di Stefano, con su recuerdo más grato de infancia: el calor del sol venezolano que venció al crudo invierno europeo.

Y Venezuela le abrió los brazos a la familia Di Stefano: “Por doquiera que me encontraba hacía amigos. Realmente tuve una infancia muy sana, ya que en mi hogar se nos inculcaron principios y valores, mi padre era muy estricto, muy correcto y sobre todo muy católico. Mi madre un poco más consentidora, pero entre ambos llevaron un equilibrio de hogar”.

-¿Cómo fue su relación con sus padres?
-Tuve una relación de amigos, de consejeros y mucha confianza con mis padres. Siempre estaré agradecido por la vida que me dieron junto con mis hermanos, nunca nos faltó nada, siempre hubo amor y calor de hogar. Estudié primaria en un colegio ítalo-venezolano, el Américo Vespucio, luego bachillerato en el mismo colegio y finalmente la universidad en la UNIMET. A dos años de estar graduado me casé. Tuve la dicha de toparme con la mujer que sería mi compañera de por vida, de hecho este año cumplimos 34 años de matrimonio.

-¿Cómo arranca el camino laboral que tanto ha definido su vida?
-Mi papa se jubiló muy joven de la empresa para la cual trabajaba. Yo ya laboraba por mi cuenta como corredor de seguros. Decidimos unirnos para formar nuestra propia empresa de corretaje de seguros. No cabe duda que fueron los mejores momentos de mi vida profesional, tuve la suerte de tener a mi lado a una eminencia en materia de seguros, mi propio padre. Siempre estaré agradecido con Dios por haberme permitido aprender y compartir negocios con él.

-¿Qué implicó trabajar al lado de su padre?
-El hecho de que trabajáramos juntos nos unió aún más que una relación normal entre padre e hijo. Compartíamos muchos momentos juntos en familia, los domingos eran días sagrados para el almuerzo familiar en casa de mis padres, donde nos deleitábamos con los mejores platos preparados por mi mamá, y por su puesto mi esposa e hijos disfrutaron muchísimo esos momentos familiares.

-¿Cuál fue el momento más feliz de su vida en Venezuela?
-Cuando me casé. Nunca olvidaré que a la boda asistieron más de 850 personas. Medio estado Guárico estuvo presente, incluyendo al gobernador para esa época, quien fuera tío de mi esposa. La fiesta terminó con desayuno y gaitas a las 6 am. Fue algo verdaderamente majestuoso, tan majestuoso como ver al Salto Ángel con el cielo despejado, imagen que guardo en mi mente y corazón.

“Mi Venezuela”

Venezuela es un tema recurrente en la voz de Lorenzo Di Stefano, para él, lo mejor del mundo: “En mi criterio, después de haber viajado a muchísimos lugares, Venezuela es única. Su clima, su naturaleza y sobre todo su gente la hacen una nación excepcional y querida por quienes nos identificamos con ella, al punto de que cuando escucho el Himno Nacional fuera de Venezuela, me conmuevo mucho y se me electriza el cuerpo. Lamentablemente hoy en día se encuentra en desgracia por el abandono, la delincuencia y el hambre que está soportando.

-¿Cómo recuerda a Venezuela?
-Yo recuerdo a Venezuela como el país que no solo me vio nacer, sino como el país que me lo ha dado todo: educación, diversión, trabajo, amigos y en especial a mi esposa, con quien formé un hogar y tuve dos hijos, también nacidos en Venezuela. A Venezuela la llevo en el corazón. En mi mente están fijas las imágenes de los momentos vividos en mi juventud. ¿Cómo olvidar los amaneceres y atardeceres llaneros? ¿Cómo olvidar a la isla de Margarita, mi lugar favorito para vacacionar, el sitio en el cual pienso que algún día me retiraré a pasar mi vejez? Estoy seguro de que la actual crítica situación política que vive Venezuela muy pronto va a cambiar.

-¿Puede compartir con nosotros la Venezuela de sus recuerdos?
-La Venezuela que viví fue una Venezuela alegre, respetuosa, próspera… lástima que los gobernantes no entendieron que vivían en una nación que nos brindaba de todo para llegar a ser un país desarrollado y con un futuro de potencia mundial. En definitiva, para mí Venezuela seguirá siendo mi país, a pesar de que poseo tres nacionalidades, pero la de nacimiento es con la que más me identifico. Me siento orgulloso de ser venezolano.

Estudio, trabajo y emigración

Muy pronto conoció el éxito y eso le dio pie a tener aspiraciones que con su trabajo honesto fue coronando: “Al entrar en la universidad en la carrera de Ingeniería, a los seis meses entendí que lo mío eran los negocios y las relaciones públicas, por lo que me cambié a Administración. Antes de graduarme ya trabajaba como agente exclusivo de Adriática de Seguros, empresa en la que aprendí técnicas de venta de seguros. Luego estudié para ser técnico de seguros, así obtuve la licencia para ejercer como corredor. Obtuve muchos reconocimientos y premios por parte de varias empresas aseguradoras por llegar a ser en más de una oportunidad el número uno en ventas y luego permanecer entre los primeros diez más destacados. Gané licitaciones de clientes de importancia en los mercados financiero, automotriz, industrial y del transporte terrestre, así como también en los ramos de personas naturales (vida, salud y accidentes)”.

“Al poco tiempo de que la trasnacional italiana RAS vende a Adriática de Seguros al grupo alemán Allianz, mi papá sale del cargo ejecutivo que desempeñaba y se jubila, pero al ser una persona tan joven y activa decide fundar su propia empresa junto conmigo. Así fue como nació Corretaje de Seguros Di Stefano y Asociados C.A., la cual llegó a manejar una cartera de clientes bastante considerable e importante, y tuvo un éxito rotundo. Para el año 1993 incursioné en el mercado de pólizas de vida, salud y planes de ahorros en dólares y empecé a viajar a Estados Unidos. En Miami me entrené en estos productos internacionales para poder armar una cartera en Venezuela. Todo marchó de maravilla, hasta que la situación económica y cambiaria en Venezuela empezó a entrar en dificultades. Para ese tiempo yo ya tenía a mi familia viviendo en Miami. Constantemente viajaba de Miami a Caracas, hasta que en el año 2002, a plena luz del día en la avenida Casanova, me colocaron una pistola en la cabeza para despojarme de un reloj. En ese momento tomé la decisión de emigrar. Empecé a demorar cada vez más mis retornos a Venezuela y me dediqué en Miami a buscar una actividad diferente a la actividad aseguradora, porque presentía que el bolívar cada día perdería más valor, mientras el dólar cada vez se ponía más difícil de conseguir. Finalmente en el año 2004 se dio la compra de dos acres de tierra en Doral, donde funcionaba una gasolinera Citgo, un autolavado fuera de servicio, una tienda de conveniencia y una arepera en deterioro: El Arepazo.

El Arepazo: Se abre un nuevo y brillante capítulo

-¿Cómo fue incorporarse a ese negocio desconocido llamado El Arepazo?
-Sin tener conocimientos sobre los negocios de comida, de venta de combustible, autolavado y tienda de conveniencia, me metí en esa inversión con la visión a futuro de construir un hotel en esos dos acres de tierra. Pero mientras tenía que arrancar y poner a producir lo existente. Me las ingenié como pude, tratando de llamar la atención del público, convirtiendo el sitio en un punto de encuentro de los venezolanos, brindando comida típica venezolana de calidad, en especial las arepas.

-Y se juntaron la política y El Arepazo…
-En vista de que el sitio era espacioso y permitía concentrar multitudes de personas, poco a poco los acontecimientos políticos en Venezuela hicieron que se reafirmara aún más el sitio como un punto de encuentro para los venezolanos, hasta que en el año 2009, infortunadamente, por accidente ocurre un incendio y hubo que cerrar el sitio para reconstruirlo. Es allí cuando nace el Arepazo2 en la 79 Ave. del Doral y se consolida como el punto de encuentro de los venezolanos. Se vuelve un lugar muy emblemático, al punto que en el año 2012, fue allí donde se celebraron las elecciones primarias para los venezolanos residentes en Miami. Recuerdo que ese día votaron más de 8.500 personas, y según la policía que custodió el evento, por allí pasaron más de 22.000 personas desde las 7 am hasta pasadas las 2 am del día siguiente.

-¿Quiénes fueron a ese punto de encuentro llamado El Arepazo2?
-Todo político venezolano de oposición que vino a Miami visitó El Arepazo2. Hubo muchos actos que se hicieron con ellos, acompañados por una multitud de gente. También los políticos americanos tomaron el sitio para deliberar acerca de Venezuela y lo bautizaron como “El Versalles de los venezolanos”.

-Pero el negocio también creció, más allá de ser centro para disertar sobre Venezuela.
-El Arepazo 2 empezó a expandirse, llegando a tener locales en Brickell, Kendall y Weston. Desafortunadamente respecto al punto de Brickell, se disolvió la sociedad y hubo que entregar el local por venta del inmueble. El local de Weston se lo regalé a mi hijo, quien hoy en día lo convirtió en una franquicia de comida peruana/asiática, y el local de Kendall lo vendí una vez que el local de Doral tuvo que cerrar también por venta del inmueble. El local donde me inicié y que se había incendiado se reconstruyó y se lo vendí a mi exsocio, ese local aún funciona como El Arepazo, pero definitivamente el punto lo hace y lo crea el dueño.

-¿Qué pasó con El Arepazo2?
-Lamentablemente El Arepazo2 aún no ha podido volver a abrir sus puertas en Doral, debido a que la construcción del nuevo local en el mismo sitio se encuentra demorada por varios factores, uno de ellos la pandemia. Pero estamos seguros que tan pronto esté listo el local, tenemos fe, esperanza, voluntad y deseos de volver a abrir El Arepazo2 en Doral, sitio emblemático que tanto yo como muchos seguidores extrañamos.

-¿En la actualidad a qué se dedica señor Di Stefano?
-Actualmente estoy construyendo unas casas en Cape Coral, lo que me mantiene la mente ocupada, mientras pasa el tiempo para la reapertura del Arepazo2.

La experiencia política de Di Stefano

Nuestro entrevistado es tajante sobre el régimen comunista que actualmente detenta el poder en Venezuela: “Que no quepa la menor duda de que extraño a mi país y las ganas de volver no me faltan, pero mientras el régimen se mantenga en el poder es muy difícil volver. Yo creo y tengo fe ciega de que Venezuela más temprano que tarde volverá a ser libre y democrática. Este proceso se pudiese acelerar dependiendo de qué tan pronto se acabe el comunismo en Cuba. Si el comunismo se termina en Cuba, en Venezuela se termina el G2 cubano y ocurriría la retirada de tropas cubanas, claro, quedan otros factores que se requiere limpiar, pero el principal es Cuba”.

-¿Regresaría a su país?
-Venezuela siempre contará con mi aporte y experiencia de negocios para su recuperación, me alisto en primera fila para reconstruir el país, porque creo en Venezuela y su gente, porque creo en la tierra que me formó y si me necesita, allí estaré y jamás la defraudaré.

Usted ha hecho carrera política en Estados Unidos.
-Gracias a mi sociable personalidad y a que me muevo en un medio de afluencias masivas de personas, he conocido líderes políticos locales que me brindaron su apoyo y amistad. Estas relaciones las vengo manteniendo desde hace unos cuantos años. Ellos me motivaron a lanzarme en la boleta para las elecciones internas del Partido Republicano en agosto 2020. Logré alcanzar la cantidad de votos del electorado para nominarme como miembro del Comité del Partido Republicano en Miami Dade, cargo que, como venezolano, me enorgullece, porque con ello quiero dar el ejemplo y empujar a otros compatriotas a que sí se puede hacer política en USA sin haber nacido en el país y que no hay que tener miedo. El miedo se vence enfrentándolo.

-¿Republicano convencido?
-La política es igual en todas partes, solo depende de con cual ángulo la mires, los partidos políticos son creencias y la mía es netamente capitalista y republicana, es por ello que me identifico con el partido Republicano aquí en USA.

-¿Qué tal la experiencia política?
-Nunca tuve un cargo en política, esta es mi primera experiencia y me halaga que sea aquí en USA, con el partido de mi preferencia. Por ahora trato de construir bases para luego definir si sigo o me salgo de la política, y por los vientos que soplan, hasta ahora pienso que seguiré luchando por mis creencias e ideales.

-¿Qué nos puede comentar sobre la posible salida del gobernador De Santis?
-La recogida de firmas para destituir al gobernador De Santis es un juego político que es poco probable que tenga éxito, ya que para muchos americanos De Santis lucha por la libertad que existe en este país plasmada en su Constitución. Obligar es de dictadores, concientizar es el manejo de libertades, cada quien debe decidir qué hacer.

-En otro orden de ideas, ¿regresará el presidente Trump al poder este mismo año?
-No me cabe la menor duda de que Donald Trump regresará a la Casa Blanca, pero no será este 2021, será en 2024. Pero podría ser antes si es que la actual administración termina de ahogar al país en una inflación absurda e innecesaria.

-Coméntenos sobre la medalla de honor que le concedió el Congreso de USA.
-Para mí fue una gran sorpresa recibir el reconocimiento de la Medalla de Honor al Mérito del Congreso americano, jamás me imaginé que sería condecorado con tan alta distinción, la verdad es que me tomó por sorpresa. Al principio, cuando me llamaron para darme la noticia, pensé que era broma, pero al recibir una carta del Congreso con su membrete entendí que era en serio y me sentí muy orgulloso de mí mismo, de mi esposa e hijos, porque sin ellos jamás hubiese podido alcanzar tan preciado reconocimiento.

Política de Venezuela

-¿Podría enviar un mensaje a los venezolanos?
-Mi mensaje para mis hermanos venezolanos es tener fe en Dios, actuar con prudencia y sabiduría, armarse de paciencia, o mejor dicho seguir teniendo paciencia, porque esta triste y lamentable situación que vive nuestro país no puede ser eterna. Yo veo muy cerca el final de la tiranía.

-¿Y qué opinión le merece la llamada Mesa de Negociación?
-La Mesa de Negociación es un juego político que solo favorece al régimen, y tal vez lo fortifica: Yo siendo oposición jamás me sentaría a negociar con un régimen tirano y usurpador. Pienso que Juan Guaidó empezó muy bien como presidente interino, apoyado por más de 60 países a nivel internacional. Ha sido una verdadera lástima que no supiera aprovechar el respaldo que le había otorgado el presidente Trump. En mi opinión, actualmente Juan Guaidó ha perdido fuerza y apoyo internacional, tal vez todo se deba a su entorno lleno de farsas y traiciones.

-¿Hay algún líder venezolano que merezca su confianza?
-Pienso que María Corina Machado es la única figura en la oposición que mantiene una posición coherente y firme respecto al régimen de Maduro.

Con su corazón en la mano Lorenzo Di Stefano cierra la entrevista con una contundente expresión que lo resume todo y que no deja lugar a dudas de lo que siente por su patria natal. No consideramos mejor punto final para este coloquio: “¡Te quiero Venezuela!”.

Empresario Lorenzo Di Stefano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 2 =