América Latina y la globalización

César Guillén Citterio / Venezuela RED Informativa

Diálogo entre nosotros, la gente común

En el intento hasta ahora fallido de nuestra Latinoamérica de alcanzar las metas del desarrollo y el progreso, han sido comunes las críticas, los estudios y análisis de las razones del porqué hasta la fecha, el desarrollo latinoamericano ha dado lugar a controversias debido a sus insuficiencias. China y el sureste asiático ingresaron 50 años más tarde a la globalización y con menos ventajas, y nos superan ampliamente en desarrollo, industria y educación.

Una región que entrado ya el siglo 21, con unas ventajas geográficas naturales y de materia prima envidiables, de recursos humanos en crecimiento, sin graves ataduras étnico-religiosas como en otras regiones del África y del Asia, con un lenguaje único para comunicarse en casi el 90% de las naciones que la integran, parece atascada y en la mayoría de los casos en franco retroceso socio-político.

Algunos investigadores y hasta historiadores, coinciden en que nuestra región, desde sus orígenes ha tenido un tradicional problema de identidad que subyace en la psique de sus líderes y sus pueblos. Sin importar que las políticas sean de izquierda o de derecha, luce desorientada en identificar esa política integral que la coloque en la senda de vencer las ataduras de sus complejos ideológicos y nacionalistas, de su pobreza y de su improvisación.

Qué somos como sociedad, qué como región, qué son nuestros pueblos, nuestras culturas y orígenes. Allí comienza nuestra particular visión de cómo nos percibimos como colectivo humano. Debemos convencernos de una vez por todas que somos un crisol de razas, culturas y creencias, y que nada malévolo y mal intencionado ha impedido nuestro desarrollo, más que nosotros mismos.

Las recurrentes crisis económicas y políticas en el siglo 20 y en estos inicios del 21, han hecho que todas las esperanzas de revoluciones y reformas en la región se hayan transformados en pesadillas totalitarias o en corruptas burocracias de Estado. Además de la pandemia biológica tenemos una endemia política que ha hecho inviable el desarrollo y el bienestar. Para muestra, lo que con periódica frecuencia acontece actualmente.

FEDEPETROL-CARABOBO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cinco =