Antonio Marval: “El nuevo Fiscal de la CPI es una señal positiva para Venezuela”

Glenda Romero / Venezuela RED Informativa

Para el Presidente del TSJ en el exilio, Antonio Marval, la llegada del británico Karim Khan como nuevo Fiscal de la Corte Penal Internacional de La Haya, es una buena señal que abre esperanzas para la justicia en Venezuela: “Él goza de mucho prestigio, viene de ser escogido tras un procedimiento muy estricto y estoy seguro que va a actuar con la objetividad y la imparcialidad que corresponden a un Fiscal”.

La Fiscal saliente Bensouda, estuvo muy relacionada con los jefes del régimen chavista, a partir de ahora cambian las expectativas, dice.

Antonio Marval es un reconocido penalista que funciona como Presidente del Tribunal Supremo de Justicia en el exilio. Hoy, viendo desde afuera a la realidad jurídica venezolana, la califica de una entelequia, dirigida desde lo alto, por los dueños del chavismo.

“En Venezuela la justicia la dirige hoy Maduro y antes Chávez, a su real saber y entender”. La mayoría de los jueces son elegidos a dedo, sin credenciales, a los cuales las autoridades superiores, de manera vertical, les ordenan las decisiones, dice.

El mayor deterioro que se expresa es que les exigen a los justiciables, los abogados que deben designar, de acuerdo al grado de amistad o sociedad con el juez, asegura.

En su visión, Venezuela carece de un poder judicial autónomo e independiente y peor aún, sin probidad, y advierte que los jueces buenos fueron expulsados o jubilados a destiempo, pues estorbaban a esa forma de administrar justicia.

-¿Por qué se fue de Venezuela?

-Porque la tiranía del oprobioso régimen que usurpa el poder en mi país, ordenó detenerme, luego que la Asamblea Nacional de Venezuela, legítimamente constituida, designara treinta y dos magistrados, para integrar el Tribunal Supremo de Justicia.

En ese contexto puntualiza, que al primero que aprehendieron fue al Magistrado Ángel Zerpa,“por lo que tuvimos que evitar que nos detuvieran al resto de los designados, porque ordenaron que nos aperturaran juicios ante la jurisdicción militar, por el delito de traición a la patria”.

-¿Cómo percibe un posible acuerdo de cara a unas elecciones?

-Actualmente, no existe garantía alguna para participar en unas elecciones, la Sala Electoral del TSJ legítimo, en fecha 13 de junio de 2018 dictaminó, que unas elecciones auténticas y verdaderamente libres, requieren de un CNE incuestionablemente probo e imparcial, un Registro Electoral nuevo, totalmente depurado, que implique el diseño de un sistema de votación y escrutinio predominantemente manual, donde el uso de la tecnología e informática auxilie al proceso.

-¿Cómo quedaría Venezuela,desde su punto de vista, en un escenario en el que eliminen la condición de interino del propio Guaidó?

-La transición a la democracia determinará los cambios y métodos que deberán utilizarse, para la provisión de los cargos públicos, a los cuales podríamos tener aspiraciones legítimas, todos los que colaboremos para la restauración de la democracia.

-¿De verdad en algún momento usted creyó que era posible que ejerciera como magistrado?

-En el momento en que me postulé para el cargo de Magistrado del Tribunal Supremo de Justicia, sopesé y analicé todas las posibles contingencias que podría enfrentar,una de ellas encajaba en la hipótesis que plantea su pregunta y eso si era posible.

En realidad era posible ejercer el cargo, era cuestión de que el régimen aceptara, democráticamente, una legítima decisión de la Asamblea Nacional, pero el tirano optó por desconocer la decisión del Poder del Estado, que representa la voluntad mayoritaria del pueblo, y contrariamente ordenó que se nos apresara y enjuiciara.

-En un principio de la instalación del TSJ legítimo, varios abogados dudaron de la validez que ejerciera extraterritorialmente. A estas alturas, eso está superado. ¿Qué balance podría hacer?

-El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela constituido en el exilio, es una experiencia única en el mundo, para que se constituyera como tal, fue determinante la intervención del Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro. Es lógico que hubiese y que quizá todavía haya dudas al respecto de la validez legal de nuestra institución, pero desde nuestra designación. Hemos tratado de estar a la altura de nuestras circunstancias, emitiendo decisiones y resoluciones de carácter principista, que difícilmente podrían ser revertidas, una vez que se restaure la democracia en Venezuela. Constituimos el Poder Judicial legítimo de Venezuela, quien diga lo contrario, está en contra de la democracia, de la separación de los poderes y de la autonomía e independencia del poder del Estado.

-Si ustedes fueron designados con la mayoría calificada de la Asamblea Nacional ¿por qué no los reconocieron como TSJ legítimo?

-El supuesto no reconocimiento del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela constituido en el exilio, es una falacia puesta a rodar con fines de perjudicar a ambas instituciones. Precisamente en el caso del juicio seguido contra Maduro, por la expoliación que le hizo al país en el caso Odebrecht, se puso de manifiesto el reconocimiento expreso de la Asamblea Nacional hacia nuestra institución, y luego, a través de muchas decisiones y actuaciones del ente legislativo. Se evidenció el reconocimiento hacia el tribunal como parte del poder estatal que, prima facie, hizo posible su creación, yo como presidente tengo cercana y buena relación con muchos diputados integrantes de la Asamblea Nacional, y todos ellos me han hablado siempre del respeto y reconocimiento que tienen hacia nuestra institución y de la necesidad de trabajar unidos, bajo el principio de la cooperación de los poderes.

-Si Alex Saab fuera extraditado a EE.UU., ¿qué participación podría tener el TSJ legítimo?

-La justicia llegará, precisamente la denominada Justicia Transicional, que forma parte de la reinstitucionalización de la justicia en Venezuela, eso surgirá y para eso estamos trabajando desde ya, los Magistrados designados por la Asamblea Nacional legítima. Nosotros estamos prestos para brindar cualquier colaboración que se nos solicite, y para entregar espontáneamente cualquier información de la que podamos disponer, ya que apoyamos la necesidad de que se haga justicia. Recordemos que esa extradición, la planteó un órgano jurisdiccional americano y precisamente en la actividad jurisdiccional es donde de mejor manera, se evidencia la soberanía de los Estados, y es en virtud de esa soberanía, que ningún Estado permite intromisiones de otros países, en la realización de su actividad judicial.

-¿Cuáles países los reconocen como Tribunal Supremo legítimo?

-Los países que creen en la democracia, que creen en la separación de los poderes y en la libertad, entre ellos los que conforman el Grupo de Lima. En Estado Unidos hay instituciones que nos reconocen como único poder judicial de Venezuela y también nos reconoce, gran parte de la Unión Europea.

-¿Qué anhela como ser humano en este momento?

-La libertad de mi país y el regreso de los venezolanos a sus hogares.

-¿Sueña con Venezuela?

-Permanentemente, dormido y despierto, la sueño. Apenas vea un resquicio de luz por la libertad, de inmediato me regreso a mi patria. Este exilio es duro, no es fácil estar lejos de mi hogar, pero he vivido una gran felicidad porque aquí en Estados Unidos me nacieron dos nietas, que vinieron a impulsar mis ganas de seguir en esta batalla.

-A propósito de esta experiencia, hábleme de su persona, su música, su recreación…

-En primer lugar amo a mi familia y a mi profesión, me considero, con todos mis defectos, un hombre justo, amo al prójimo, agradezco a Dios todo lo que me ha dado en la vida. Antes de ser abogado trabajé como operador y locutor de radio en Venezuela, desde niño me gusta mucho la música y la lectura, ambas van de la mano en mis días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + dos =