Antonio Pérez de un acto de fe lo arrastran luego al infierno del régimen

Venezuela RED Informativa

El taxista Antonio José Pérez Cisneros nunca imaginó que de regreso de la procesión de la Divina pastora, el 14 de enero de 2018, en la Autopista Regional del Centro es detenido arbitrariamente por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) por presunta vinculación con el masacrado expolicía Óscar Pérez, supuestamente por prestarle apoyo, de lo cual, no existen pruebas.

Fue torturado vilmente, sufriendo politraumatismos en su detención y sujeto a tratos inhumanos. Pasa a juicio privado de libertad, le imputan el delito de “Sustracción de Efectos Pertenecientes a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana”, que de acuerdo a abogados de ONGs resulta un señalamiento en “apariencia alevoso e interesado”.

Es procesado en la jurisdicción militar, contradictoriamente siendo un civil, en la actualidad se halla recluido en la cárcel militar de Ramo Verde, con negativa absoluta al Derecho de la Salud y a la vida, ya que en las patologías diagnosticadas al preso político Pérez Cisneros se aprecia: traumatismo múltiple, traumatismo toráxico, osteocondritis A/C, tensión arterial estadio 2, trastornos en la pigmentación, dolores de cabeza intensos, pies lacerados e inflamados, dolores en el pecho y depresión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 5 =