Aproximación

Editorial / Venezuela RED Informativa

Aún cuando los arreglos de “convivencia” entre el “gobierno” bolivariano y la peste china siempre han estado bien claros, el señor Maduro decreta cerco sanitario sobre cuatro estados del país.

Todo indica que algo pasó. Que algo se zafó. “Gobierno” y peste no lograron “acordarse” en Miranda, Distrito Capital, Vargas y Bolívar. 

Ni hay que mencionar que las posibles preocupaciones del señor Maduro y de sus facinerosos puedan estar asociadas con algún remoto tema de naturaleza sanitario o humanitario para que tomen esas medidas.

La revolución bolivariana ha tragado y traga todo el tiempo fortunas enteras. Se ha desayunado con miles de propiedades ajenas, a lo largo de muchos años. Ha triturado la forma de vida de todo un país. Y todo eso lo ha llevado a cabo con una inmoralidad totalmente inhumana. Por eso no vamos ahora a pensar que su preocupación, en serio, sea el bienestar de la gente.

Algún chueco, alguna diablura estará preparando, que necesitan a las personas aún más encerradas que nunca en los estados que dibujan a la Gran Caracas. Y en cuanto a Bolívar, otro tanto estará tramando en la zona del “nutritivo” Arco Minero de la Patria, donde se despluma sabroso a la Venezuela que pudo una vez haber sido.

La aplicación de unas medidas extraordinarias, en la zona más visible del país que todavía queda, no es “normal”. Y la falla, como siempre, es de ellos. Que ni saben, ni hacen, ni dejan hacer. Solo roban, trafican y practican la extorsión en todos los niveles posibles y en todos los rincones de lo que queda de país.

Los números, las estadísticas de la pandemia, con ellos, solo han “funcionado” por simple APROXIMACIÓN. Porque hace años que estos burros no llevan registros sanitarios, ni siquiera en los cuchitriles en donde tienen diciendo que hacen a sus parásitos de Cuba, haciéndolos pasar por médicos.

APROXIMADAMENTE se han contagiado tantos. APROXIMADAMENTE se han recuperado más cuantos. APROXIMADAMENTE han muerto tantos. ¡Así, a la empírica!

Estadísticas las llevaba el doctor Gabaldón y el doctor José Gregorio Hernández. Allá, cuando todo el gobierno de Juan Vicente Gómez luchaba en contra de la Gripe Española, a principios de los años 20.

¡Pero ya eso no es así aquí! Porque “esto” no pasa de ser una porquería controlada por mil cabezas viciosas, que no sirven sino para hacer cada vez más ricos a unos pocos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + 10 =