Arreglos entre mafias

Editorial / Venezuela RED Informativa

¡Déjense de vainas! Cualquier interpretación distinta a la realidad suena a historias traídas por los pelos. A fábulas inventadas por los eternos sujetos de pago por cuenta de la oposición venezolana, y difundidas por los asalariados del engaño con que siempre ellos han contado para mover sus mentiras.

En México lo que sucedió fue un ARREGLO ENTRE MAFIAS. Un acuerdo entre el bajo mundo político venezolano.

La oposición se acomodó con el gobierno bolivariano. Aceptó, de cara al país y ante el mundo, la transparencia de origen del segundo gobierno ilegitimo e ilegal que preside el señor Maduro desde la muerte de Chávez. Luego que ella misma denunció, sin parar y hasta el cansancio, las trampas y chuecos en los resultados electorales del último evento comicial de 2017.

Recordemos: se nombró a un mequetrefe como presidente interino. Donald Trump cuadró a un pocotón de países, para que nos acompañaran en la no aceptación de la legitimidad de origen del señor Maduro, lo cual le puso muy difícil el juego al gobierno bolivariano a nivel mundial.

Por eso, al instante en que la oposición se “entiende” con el señor Maduro, y firma la aceptación de las nuevas condiciones de gobernabilidad para el país, está, automáticamente, conviniendo en que su interlocutor es legítimo, legal y deriva de un proceso electoral claro y transparente.

De manera que, no hay que ser un genio. A través de ese simple acto, la oposición, en México, certifica a destiempo que las elecciones de 2017 fueron claras, transparentes y limpias. O sea: que no hubo trampa alguna por parte del dueño de la casa en 2017. Que el señor Maduro es un presidente legítimo, legal y muy querido…

Así, todos estos hampones hacen borrón y mesa limpia, regresando al clásico juego “democrático”. ¡Como si en Venezuela no hubiese pasado nada!

A cambio, la oposición venezolana se asegura, a través del sistema comicial que ella misma ha objetado por años, el acceso a la parrilla electoral Smarmatic. Decide “competir” en los comicios regionales de noviembre y le acepta al gobierno participar en la nueva redistribución del mapa político del país, que el chavismo ya ha dispuesto con antelación.

No importa que las gobernaciones y las alcaldías de Venezuela vayan a ser convertidas, por la próxima ley de Poder Comunal, en cajas vacías. Para la oposición, siempre, pero siempre, se podrá raspar la olla. Mientras puedan echar mano a un rincón de Venezuela, hay posibilidades de hacer algún guiso.

De igual manera, el chavismo se reposiciona a nivel mundial, generando una “seguridad adicional” entre sus socios y clientes extranjeros. Garantizando, a nivel formal, el retorno de sus capitales, igual que la transparencia y la legalidad de los contratos que los unen en el saqueo del país; así como en la recuperación de la movilidad y el blanqueo de los fondos que se mueven desde y hacia Venezuela.

Todo lo demás, hay que repetirlo, son pazguatadas de leguleyos. Es decir: ¡Pura paja!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 1 =