¡Ay de los venezolanos!

Santos Luzardo / Venezuela RED Informativa

Por nuestra dramática tragedia o desgracia haré una narrativa de un pasaje de la historia que ya antes había referido como parangón de lo sucedido en Apure.

Creo que tiene más importancia histórica el VAE VICTIS de entonces que el de ahora, porque el del presente es ya una “rochela inmoral y vergonzosa”.

Vae victis es una expresión cuyo significado es ¡Ay de los vencidos!, aunque Tito Libio, el gran historiador romano, en su obra Ab Urbe Condita, la emplea con el significado de dolor al conquistado.

Cuenta que la frase fue pronunciada por un jefe de los galos de nombre Breno que había vencido a los romanos en la Batalla de Alia, por la cercanía del río de ese nombre, en el siglo IV a.C y luego sitió la ciudad de Roma.

Breno accedió a negociar su retirada por mil libras romanas en oro equivalente a 327 kg. Cuando se procedía al pago, los romanos notaron una trampa en la balanza para pesar el oro y protestaron ante el jefe Breno, quien en vez de atender el reclamo arrojó su espada en la balanza para favorecerse más y dijo: “Vae victis”. He allí la tiranía del bárbaro.

Ahora haré otra narrativa en contrario a esta de otro episodio de la historia.

El infinito Gral. Antonio José Francisco de Sucre y Alcalá, vencedor de Ayacucho el 9 de diciembre de 1824, cuando el Virrey La Serna derrotado, preso y herido ofrece su espada al General Sucre, este la rechazó y le dijo: “Honor al vencido, que continúe en manos del valiente”, a lo que el Virrey respondió: “y gloria al vencedor”. He allí
la hidalguía de los caballeros.

Los militares venezolanos dicen ser herederos de las glorias de los libertadores y en el pasado muchos lo fueron o hicieron el intento en muchos eventos bélicos hasta luchar contra los guerrilleros comandados por los Castro. Pero hoy solo queda en los militares activos un uniforme al estilo cubano y otro lleno de colorines y brillos artificiales, cual Arbolito de Navidad.

El costo político y moral trasciende la muerte de soldados inexpertos producto de una Fuerza Armada burocrática y corrupta.

No voy a narrar los vergonzosos hechos de la ya historia de Apure, pero crean que, desde los muertos romanos, los que apresaron, los que huyeron en la referida batalla y el pago por la libertad, hace un parangón con lo sucedido en Apure, solo que aquí hasta el territorio se entregó.

La negociación fue traición a su pueblo, a un juramento y un delito. Nadie conoce los términos de esa negociación vergonzosa, solo tenemos referencias del talante de quienes rodilla en tierra tuvieron que suplicar la entrega de los militares capturados. Una de esas referencias es la foto en posición de felación que todos conocen y otra referencia es de un sujeto que se dice que tuvo que ofrecer actos carnales contranatura para ser liberado. En fin, en la antigüedad hasta las mujeres y los hijos le quitaban a los vencidos.

El territorio venezolano fue despejado y entregado a la guerrilla enemiga del usurpador porque ni siquiera pudieron cumplirle a la guerrilla amiga de estos tiranos.

Todo ha sido dicho y conocido muy a pesar del hermetismo y la mentira. Que pena y que peligro tener una FANB para disparar al pueblo inerme e indefenso para proteger a criminales usurpadores, pero incapaz de vencer a un pequeño grupo guerrillero que les quitó el territorio que juraron defender y por lo que tienen las armas que le entregó el Estado.

Sus maniobras operan en contra de ellos mismos, pero ¡ay de los venezolanos!

De la Orden de los Caballeros de Fénix

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × dos =