¡Ay Dios mío!

Santos Luzardo / Venezuela RED Informativa

El caso del Coronavirus constituye el inicio de la Tercera Guerra Mundial, aunque suene a locura o exageración. Mucho se ha dicho en el pasado de revelaciones apocalípticas y tribulaciones descritas en la Biblia y mucho se ha comentado de las variaciones de las guerras del futuro que es nuestro presente, llamadas guerras biológicas, bacteriológicas, aunque no virulógicas que es la variable empleada ahora, todo por el predominio económico como forma de dominación. Es decir, una guerra económica con armas bioquímicas constituye los medios de esta Tercera Guerra Mundial.

Desde 2018 se produce la escalada del tercer gran conflicto bélico mundial con las sanciones que los EEUU impuso a China por más de 50.000 millones de $$, por tramposos que son los tiranos de ese comunismo y descarados en su desleal y sórdida conducta en los negocios, con lo que no respetan los principios y leyes de la sana economía mundial. Tales sanciones afectan significativamente el crecimiento en China y en consecuencia ripostan contra los EEUU imponiendo aranceles y otras medidas a los productos norteamericanos. Ahora bien, debemos recordar que los virus son moléculas proteicas creadas en laboratorios por el hombre, que se replican violentamente y que solo se puede inactivar si se atacan con agentes antivirales adecuados a su estructura, pero su molécula puede transformarse en los mismos laboratorios por lo cual deben crearse otros agentes de acuerdo a esas mutaciones a partir de sus propias moléculas. Eso es lo que hicieron los irresponsables chinos, mutar el Coronavirus haciéndolo más virulento o transmisible.

Lo llaman COVID-19 y lo usaron como arma bioquímica, infectando primero a una población propia sectorizada, pero controlada como Wuhan, para luego contagiar al mundo y crear una pandemia que dará origen a una recesión en la economía mundial, de lo que participa Rusia como aliada de China y en contra de los EEUU.

Nótese que Rusia no ha sido afectada significativamente por el virus a pesar de tener fronteras con China, tampoco Corea del Norte ni Cuba.

Rusia se negó a reducir su producción petrolera para subir los precios porque beneficiaría a los EEUU, por lo que EEUU se hace parte afectada por el virus y reacciona contra China cerrándole fronteras y aislándola. En este escenario, la escalada del conflicto irá creciendo y se irán alineando países con los EEUU y otros con China y Rusia, según sus intereses. Cuba, Irán, Siria, Venezuela y todos los ya conocidos aliados de China, harán de tontos útiles y por los momentos solo tendrán que mantener el poder en sus países como es el caso nuestro.

En Venezuela, sabemos que la destrucción del sistema sanitario no permite atender la situación tan grave de salud que puede presentarse, pero que los usurpadores usan como oportunidad para desarrollar las acciones de control social necesarias para mantener el poder, mediante la fachada de acción social de prevención de la pandemia, que no debió entrar nunca en el país, pero que se permitió exprofeso o por ineptitud.

El pueblo de Venezuela no tiene condiciones habitacionales para mantenerse en cuarentena ni la solidez y equilibrio económico para soportarla. Cerca del 80% de la población vive del comercio informal y al día para la obtención de alimentos, sin recursos ni capacidad de almacenamiento, sumado a la fragilidad de la industria y comercio mediano y pequeño que quebrarán si no tienen la demanda de bienes y servicios que los mantenía hasta ahora, todo lo cual acelerará la tan deseada dominación social y disposición de los recursos geoestratégicos para apoyar a los chinos y rusos en la locura de la Tercera Guerra Mundial.

Los esbirros del régimen ya se entrenan en los dispositivos de represión para el control y hasta ahora lo han logrado relativamente, pero vendrán días duros por la escasez de combustible y de los demás recursos, ya se presentaron los primeros saqueos en Paraguachón del estado Zulia y en Barcelona del estado Anzoátegui.

Guaidó debe tratar de entender la situación que nos vendrá y anticiparse con medidas de organización de la resistencia y planes de acción para deponer al régimen, es decir para el cese de la usurpación. Hoy, más que nunca, a EEUU le interesa limpiar este país para la causa de la libertad y paz mundial, no debe desaprovechar la oportunidad por misericordia con el pueblo de Venezuela.

“La gloria está en ser grande y ser útil”. “Llamarse jefe para no serlo es el colmo de la miseria”. Pensamientos de nuestro Libertador, que según la Constitución estamos obligados a seguir.

¡Ayuden a Venezuela!, le pedimos a EEUU y sus aliados, porque debemos ser parte de los buenos en la Tercera Guerra Mundial.

De la Orden de los Caballeros de Fénix

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 2 =