Ayer 17 de Diciembre conmemoraron la muerte oficial del Libertador

Santos Luzardo / Venezuela RED Informativa

De la Orden de los Caballeros de Fénix

Su Excelencia, el General en Jefe Don Simón Bolívar, Libertador de seis naciones, dicen que murió el 17 de diciembre de 1830, a la 1 y 7 de la tarde, lo que suena más a código secreto que otra cosa, pero fue realmente herido y muerto unos días antes.

Ahora no puedo anotar los fundamentos anecdóticos y lógicos, que junto a narrativas histórico políticas, conforman el acervo probatorio de lo que afirmo.

Quizás no importe ya cuándo murió El Libertador, más que para desenmascarar a Santander a Andreu Jackson y a la caterva de traidores que velaban su deceso físico.

Quizás importa anotar que murió muchas veces y muchas veces se salvó de la muerte. Una vez, por órdenes de Monteverde en Caracas, se salvó también de los intentos de Boves en la persecución de Oriente, de los cañonazos de Piar en Pampatar, del deseo de Montilla en Jamaica, del intento del Negro Pío pagado para asesinarlo Kingston. Se salvó de los conspiradores en el Rincón de los Toros asusados por Santander y alertado por su perro Nevado. Se salvó en la laguna de Casacoima, se salvó el día de su cumpleaños 45 en Bogotá en la fiesta de disfraces, se salvó la noche septembrina del día 25 de 1828 en el palacio San Carlos, por mencionar solo algunas de las tantas veces que lo salvó la providencia.

Pero murió más veces de las que sobrevivió: murió con la muerte de su madre, murió con la muerte de su esposa, murió con la traición de cada uno de sus queridos generales, murió cuando renunció el 27 de abril de 1830 al Congreso Admirable en Bogotá. Murió el 1° de julio cuando recibió la noticia del asesinato al magnánimo Sucre, murió cuando lo proscribieron de Venezuela y prohibieron su entrada a su Patria libertada por su espada y destruyeron su obra de unidad. Murió físicamente quizás el 12 de diciembre de 1830, murió muchas veces más con cada ignominia en su nombre, con cada calumnia en su contra, murió por la inmunda perfidia de Chávez y Maduro, murió cada vez que un niño o un desvalido de su Patria perdió la vida por las malas políticas, los infames vicios y los ingentes delitos de los políticos.

Finalmente, El Libertador ha sido asesinado mil veces por los hombres que fueron libres gracias a sus desvelos, batallas, ingenio y valentía, pero resucita cada vez impoluto y brillante con su gloria que nunca matarán los traidores.

Véanlo con su luminoso manto de estrellas recorrer la geografía que a caballo llenó de victorias, de heroísmo, de humanidad, de fortaleza, de hidalguía y de ejemplo. Vean cómo no ha muerto su espíritu que sigue acompañando e inspirando sueños y patriotismo en sus soldados, los leales, no los traidores herederos de aquellos otros traidores.

Vean cómo la solemnidad de su obra es infinita e inmortal.

Sientan su presencia envuelta con el manto de iris en cada acto de justicia y heroísmo por pocos que sean y por dispersos que parezcan, llegarán a ser un fuerte bastión de la Unión por su Patria.

Vean cómo solo puede ser un venezolano cabal y dueño de la herencia de las glorias de El Libertador, quien lo lleva prendado a su corazón por la única y gran virtud de la gratitud.

Véanlo fulgurar en el cielo de la Patria cual rayo cuyo estruendo es un grito a los militares para que recuerden el honor que manda su juramento.

El Libertador está presente. Su Excelencia inspira. El General Bolívar prepara las nuevas campañas. El Doctor eminente y Pacificador de Cundinamarca de nuevo escribe la Constitución. Todo su emporio de virtudes espera paciente el momento de levantar la nueva gesta emancipadora por ti y su pueblo. Nunca nos dejará, solo espera la oportunidad de la acción redentora.

El Libertador tremolando en el Chimborazo, luego de oír al padre de los siglos, al arcano de la fama y del secreto, termina su existencia física recordándonos haber hecho esfuerzos por plantar la libertad donde reinaba la tiranía y su convicción de la constancia para merecer de Dios el premio de la victoria.

¡Viva el infinito Libertador!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − 1 =