Bailando pegao

Editorial / Venezuela RED Informativa

No hay que ser un genio: el plan de esta gente es mantenernos encerrados por otro año más, sin salir de nuestras casas.

Porque sin vacunas ni protocolos de vacunación serios, el país y sus grandes mayorías, permanecerá otro año más preso entre cuatro paredes. O sea arreado por la santa voluntad del señor Maduro y de sus secuaces, y en las manos de las NARCOFUERZAS armadas bolivarianas, dedicadas en cuerpo y alma al lucrativo negocio de la extorción y el pillaje callejero.

No nos dejemos engañar, ni por un instante, en cuanto a la supuesta buena fe de estos malhechores con aquello de velar por nuestra salud. Acá se cuentan por docenas las fiestas semanales, con un pocotón de gente comiendo y echándose palos sabrosos toda la noche, con amanecer garantizado de un 10% de los invitados infestados por la peste. Publicadas abiertamente por las redes, con trencitos y “horas locas” incluidos, enchufados y amigos del “gobierno” cuentan con todos los “permisos”, o con la vista gorda que se necesite, para llevar a cabo sus parrandas hasta los límites de la contaminación colectiva. 

Y entonces, estos ladrones de esquina un buen día nos salen por la tele con un cuento mal contado, para obligarnos una y muchas veces más a extender otra semana de cuarentena estricta. ¡Por favor!

Con el mito de proteger al país del asunto de las “curvas”, esconden sus más sórdidas intensiones: mantener bajo la condición de arresto domiciliario a casi toda una nación.

Quienes no lo quieran ver así están BAILANDO PEGAO con todas las bandas de miserables que se están rifando, día a día, todos los rincones de valor que puedan existir en Venezuela.

La vacuna en contra de la peste china y la vacunación colectiva conforman el principal y el más importante plan libertario que se pueda instrumentar para iniciar la recuperación política e institucional de nuestro país en este momento.

Eso, junto con la intervención de una Fuerza de Paz que inicie la limpieza del territorio, son los mejores agentes posibles para volver a tener una Venezuela que valga la pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cuatro =