Banco suizo sirvió de receptáculo de millonarias sumas de funcionarios corruptos venezolanos

Alfonsina Ríos / Venezuela RED Informativa

El portal Bloomberg pormenorizó este martes cómo el banco CBH Compagnie Bancaire Helvetique SA sirvió de vía para que funcionarios chavistas recibieran sobornos.

Valiéndose de un programa social, cuando la escasez de los productos estuvo en el nivel más crítico en Venezuela, el régimen madurista amasó una inmensa fortuna importando productos a través del Ministerio de Alimentación con el pretexto de entregar alimentos a precios solidarios.

“En este negocio surgió un nombre: Naman Wakil, un vendedor que se hizo millonario suministrando carne a Mercal. En ese entonces, Wakil transfirió USD 5,9 millones a familiares del entonces ministro Carlos Osorio, quien le había otorgado los contratos de importación”, reseña Bloomberg.

“Llámalo como quieras: sobornos, comisiones, es corrupción”, dijo el diputado Ismael García, quien ayudó a redactar el informe, quien actualmente se halla en el exilio en Costa Rica.

“Ni Wakil ni Osorio han sido acusados penalmente, pero los fiscales estadounidenses ahora están investigando los contratos de Wakil como parte de una amplia investigación de la corrupción venezolana”, según dos personas familiarizadas con la investigación.

Ambas partes de cada transacción utilizaron cuentas en CBH Compagnie Bancaire Helvetique SA, con sede en Ginebra. Los clientes venezolanos, específicamente, aquellos que ganaron millones haciendo negocios con su gobierno, ha sido parte del negocio del banco, dijo Zair Mundaray, quien dirigió los casos de delitos financieros para la oficina del fiscal general de Venezuela hasta mediados de 2017.

“Este es el banco al que recurren los venezolanos para ocultar dinero. Todos depositaron en CBH ”, dijo Mundaray.

Los fiscales estadounidenses actualmente investigan al menos a cinco venezolanos que ingresaron a CBH,sospechosos de corrupción, pero el banco como entidad financiera está fuera de esta investigación., dijeron las personas que conocen el caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 18 =