Bolsonaro

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa

Al presidente BOLSONARO de Brasil le toca vivir con la pesadilla de Lula, el mal sabor que dejó Dylma y con la mugre regada de la transnacional del guiso paulista Odebrecht.

Como si hiciera malabares debajo de un semáforo, se mueve frente a la caída de las exportaciones, una peligrosísima reducción de la producción y el consumo doméstico, una fuerte fisura en el Congreso de Brasilia y la amenaza permanente de unos vecinos cada vez más tóxicos.

¡El presidente BOLSONARO no las tiene todas consigo! Pero el presidente BOLSONARO no ha dejado de ver el “asunto” Venezuela como realmente es: un puerto libre para lo chueco. Una guarida del lumpen y bandas dedicadas al saqueo, al narcotráfico y la desestabilización del continente, desde la protección y asociación con el Estado venezolano.

Aún así, y a pesar de la peste china y todos los males sembrados por el populismo de más de una década en su propio país, no ha dejado de proteger a los más de 400 mil venezolanos que viven en Brasil.

Con responsabilidad y claridad de verdadero gran estadista y de ser humano sensible al dolor ajeno, es un amigo en serio de la liberad de nuestro país.

¡Gracias, señor Presidente! Ojala, América entera lo tomara a usted como un modelo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 10 =