Candidatos a alcalde de Miami-Dade se comprometen a no subir impuestos a la propiedad

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

Los cuatro principales candidatos para ocupar la alcaldía del Condado Miami-Dade se comprometieron a no subir los impuestos a la propiedad, cuando el Condado se encuentra en serios problemas presupuestarios y económicos, los impuestos a las ventas han seguido desplomándose, y el mercado de bienes raíces está muy amenazado por la crisis del coronavirus.

Esteban “Steve” Bovo Jr., comisionado del Condado que se presenta como “el candidato conservador a la alcaldía del condado”, ha convertido la reducción de impuestos en una parte central de su campaña. El viernes, tres rivales se unieron a Bovo con el mismo compromiso, y levantaron la mano cuando un moderador preguntó si también ellos descartarían aumentar los impuestos en momentos en que Miami-Dade enfrenta su más grave batalla económica desde el colapso del mercado inmobiliario en 2008.

“Oh, absolutamente”, dijo el comisionado Xavier Suárez durante el foro “Driving Dade County’s Future”, que organizó la Cámara de Comercio del Gran Miami y se transmitió por el canal WLRN. “¿Estoy preparado para hacer recortes de gastos? Desde luego que estoy”.

Alex Penelas, ex alcalde del condado, que aspira a su antiguo cargo, y Daniella Levine Cava, la tercera comisionada en la contienda, también descartaron aumentar los impuestos. Cada candidato después confirmó que descartan un aumento en las tasas de impuestos que se cobran al valor de la propiedad.

Los cuatro candidatos aspiran a suceder al alcalde Carlos Giménez cuyo período limitado termina este año, y quien asumió el mando de la alcaldía en el 2011 durante una crisis del presupuesto que provocó la caída del mercado inmobiliario. Giménez ganó unas elecciones especiales para sustituir a Carlos Álvarez, el último alcalde que logró que se aprobara un notable aumento en los impuestos. Ello ocurrió en el 2010, y los votantes decidieron destituir a Álvarez del puesto un año después.

La propuesta presupuestaria de 2021 de Giménez, que se dio a conocer el mes pasado, no impone recortes de personal ni apuntala las reservas. El plan de gastos de $9,000 millones también proyecta déficit de ingresos de $103 millones para el 2023, una fecha en que el alcalde siguiente se acerca a los años finales de su primer término.

Por su parte, Penelas dijo que los casi $1,000 millones en ayuda federal por el COVID-19 que Miami-Dade recibió de Washington podría ser de gran ayuda en la lucha que el Condado libra contra la crisis económica.

“Con $941 millones en ayuda federal, me parece que habrá amplias oportunidades para sobrevivir el presupuesto”, dijo Penelas durante el evento, que también fue patrocinado por el Miami Herald. La Cámara limitó las invitaciones a los candidatos que han recaudado por lo menos $100,000 para sus campañas. Las candidatas novatas Monique Nicole Barley y Ludmilla Domond no han podido alcanzar esa cifra.

Cuando Giménez eliminó el aumento a los impuestos que Álvarez impuso en el 2011, los ingresos fiscales a la propiedad disminuyeron aún más. Giménez logró sobrepasar el déficit de $400 millones, en parte, al ganar concesiones de pagos de los sindicatos.

Bovo dijo el viernes que está listo para reducir el presupuesto si los ingresos se quedan cortos.

Si los candidatos acceden a no aumentar las tasas de impuestos a la propiedad, habrá un desacuerdo sobre si se debe o no limitar los impuestos a la propiedad para una serie de nuevos proyectos de infraestructura.

Penelas dijo que le pedirá a los votantes aprobar un programa de bonos para poder enfrentar los impactos del cambio climático en Miami-Dade, algo que dijo podría costar muchos miles de millones de dólares.

Los programas de bonos exigen una nueva deuda que debe ser pagada con dinero de los impuestos. Sin nuevos proyectos aprobados por los votantes, el impuesto especial a la propiedad reservado para pagos de bonos puede bajar a cero después que se haya pagado toda la deuda.

Penelas, el último alcalde en presidir un exitoso referendo sobre la emisión de bonos en el 2004, dijo que podría estructurar la nueva deuda para mantener las tasas estables para el impuesto a la propiedad del Condado que ya cubre los pagos vinculados a los $2,900 millones en bonos que los votantes autorizaron hace 16 años.

Levine Cava dijo que la proposición de Penelas para un nuevo programa de bonos como una promesa “que lo único que haría es aumentar los impuestos”. Tanto Bovo como Suárez dijeron que se oponen a un nuevo programa de bonos para proyectos sobre el cambio climático.

Aunque ha convertido en una parte central de su campaña su oposición al cambio climático, Levine Cava dijo que no respaldará una campaña de bonos que podría recaudar miles de millones en nuevo dinero para el esfuerzo.

Levine Cava dijo que podría contar con los $1,000 millones que todavía está esperando pedir en préstamo del referendo del 2004 para entonces analizar qué proyectos pueden cancelarse a favor de unos nuevos.

“Indudablemente tenemos una emergencia con respecto al clima. Yo he hablado con mucha claridad sobre ese problema”, dijo. “Pero es algo irresponsable en estos momentos hablar de aumentar los impuestos cuando el pueblo está sufriendo una crisis sin precedentes. Tenemos que trabajar dentro con el presupuesto con que contamos”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cuatro =