Caos

Editorial / Venezuela RED Informativa

El poco país que aún queda en Venezuela, se lo está terminando de tragar la “patria” que tienen montada estos malvivientes.

Multiplicados en su intensidad, los últimos enfrentamientos entre las bandas del crimen desorganizado que funcionan libremente en nuestro territorio aumentaron su cuenta de víctimas.

Las viejas trifulcas entre las FARC y el ELN colombiano por el control del contrabando de gasolina, las drogas y el lucrativo negocio de la extorción, apenas pueden ya ser arbitrados por sus socios desde el estado bolivariano.

Todo indica que la magnitud del desarreglo fue en esta oportunidad tan aparatoso en El Nula venezolano, que ya no solo los satélites espías norteamericanos se enteraron desde la estratosfera. Medio mundo pudo conocer el tamaño del “encuentro” entre ellos.

Al punto que a las mismísimas NARCOFUERZAS armadas bolivarianas les tocó inventar un rimbombante teatro de operaciones: el típico bojote de generales por docenas con que cuentan, con todo y sus nombres bien balurdos.

Venezuela es hoy por hoy el remedo tropical de las viejas calles del Chicago de los años 20 que salen en las películas de gánsters. Delincuentes y hampones de toda ralea hacen lo que les da la gana al amparo de un estado sin ley, expresamente instalado por la porquería del siglo XXI para satisfacer a sus clientes.

Ese es el principal atractivo de la revolución bolivariana: caos, anarquía y destrucción en alquiler. ¡Atendido por sus propios dueños!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + 20 =