Capítulo 2: El Tren

William Jiménez Gaviria* / Venezuela RED Informativa

Cómo evoluciona la criminalidad, en el llamado Arco Minero.

Una Gavilla Criminal en orden piramidal, dispone bajo su mando de los llamados sindicatos, donde además se establece un nivel de articulación entre el Gobierno Regional y el Poder Ejecutivo, históricamente en el estado Bolívar han existido dos trenes, en este sentido como referencia cito: uno de los cuales fue el denominado Tren de los Galácticos, dirigido por el difunto Wilmer Brizuela, y el otro fue el denominado Tren de Guayana, dirigido por el Gordo Bayón y el Capitán, pero en la actualidad operan los siguientes: el Tren de Ciudad Bolívar y el Tren de Guayana, los cuales desarrollan una serie de acciones ilícitas con gran impunidad, es decir reciben las recaudaciones de las vacunas por extorsión, contra los empresarios, así como el porcentaje que aportan los mineros a los representantes del sindicato, además tienen responsabilidades en la administración, y todos los negocios relacionados con el tráfico, distribución y venta de drogas, que constituyen la principal fuente de ingresos, aunado también al tráfico de oro, teniendo igualmente el control de la trata de personas, estableciendo un sistema de ajuste de cuentas, que implica sanciones disciplinarias, tales como la tortura, que se realizan en las llamada BASE, cuya ubicación siempre estará en una zona de complejo acceso, pero en los casos más extremos, se ordena el ajusticiamiento extrajudicial y los homicidios por encargo, denominado sicariato.

La Cadena de mando de un TREN, se establece en un orden numérico, que pasa por el número 1, luego el número 2, número 3, y puede llegar hasta el número 10, el número 1 mantiene contacto con el Cartel de los Soles, a través del dirigente del PSUV Diosdado Cabello, la política en las esferas internas del cartel de los soles, siempre será que el número 1 de un TREN, permanezca en el mando de esta organización por unos meses, luego se ordena el exterminio de esa persona, y se asciende en el mando del TREN, al siguiente, es decir el número 2, que lógicamente pasará a ser el número 1, en consecuencia quiénes dirigen un TREN, son personas descartables y ejecutables, que gozan de altos privilegios, y grandes riquezas, se les permite disfrutar de una vida de ostentosidad bajo engañó, para evitar que sospechen que su triste final, tiene sus días contados.

Ig: @fuerzapublicave
Twitter: @williamjimenezg
fuerzapublicaenelexiliovzla@gmail.com

*Abogado, especialista en Derecho Penal, experto en Investigación Criminal y forense, e Inteligencia Política

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro − tres =