Caracas bajo arresto y vigilada

Arnaldo Espinoza در توییتر "Silent Hill. Caracas, 9 de marzo de 2019. 6:28  p.m La ciudad, sola, en una especie de trance. 26 horas sin servicio  eléctrico. #Venezuela #Apagón #StreetPhotography… https://t.co/reVqryfynu"

Glenda Romero / Venezuela RED Informativa

El régimen impone de nuevo un fuerte cerco a Caracas, que fue silenciado el lunes por el cierre mundial de las redes sociales  y este martes,  fue cuando  los caraqueños se percataron de la fuerte  prohibición de movilidad, que exige  Salvoconductos, usando la excusa del COVID-19.

El confinamiento radical incluye permisos de operación, sólo para supermercados, farmacias y  sectores esenciales de la economía. Los miembros de los Consejos Comunales son  los que entregan el pase de movilidad,  el cual  tiene un número consecutivo en  las Unidades de Batalla Bolívar-Chávez (UBCH). No está permitido ni el ingreso a la capital, ni la salida hacia otras ciudades, ni a transeúntes, ni a vehículos, con las excepciones especificadas.

La policía y la Guardia nacional  son los que manejan el control de los transeúntes,  en los  accesos a  la Gran Caracas, donde efectivos de seguridad piden a conductores los salvoconductos, en las  alcabalas, para hacer cumplir el  cerco sanitario que  obligatoriamente exigen estén firmados por las REDI, Regiones estratégicas de defensa integral. También deben especificar que el transeúnte pertenece a uno de los sectores priorizados: alimentación, comunicaciones, banca y salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + 14 =