Castigan en celda “El Tigrito” a militar enfermo y preso en Ramo Verde por fuga de capitán Heredia

Alfonsina Ríos / Venezuela RED Informativa

El 1er. teniente Ej. Luis Alejandro Mogollón Velásquez es castigado por el director de la cárcel militar de Ramo Verde en venganza por la evasión del capitán Anyelo Heredia, denunció este jueves, la abogada Tamara Sujú vía Twitter, quien condenó la actitud cruel e inhumana “el director paga con Mogollón su responsabilidad en la fuga de Heredia, que se les fue por la puerta principal”.

La activista de derechos humanos revela que “el director de Cenapromil (Ramo Verde) ha ordenado castigar en la celda «El Tigrito» por tiempo indefinido al preso político 1er Tte Ej Luis Alejandro Mogollón Velázquez, quien compartía celda con el Cap Anyelo Heredia, que se fugó ayer», posteó en Twitter.

La directora del instituto Casla, asegura que Mogollón se halla sumamente delicado de salud “Presenta fractura craneal, hipertensión arterial, letargo, convulsiones, vértigos, desnutrición, presión en el cerebro, entre otras afecciones”.

Y responsabiliza al régimen de Nicolás Maduro y al coronel Carlos Hernández, director de la cárcel de Ramo Verde “si a Mogollón le pasa algo, ya que está muy delicado. Importante decirles, que los propios custodios disidentes, están indignados con este caso, y temen por la integridad física de Mogollón, en esa celda podrida, con ratas, oscura y húmeda” enfatiza Sujú.

Vale recordar que el 1er. teniente Luis Alejandro Mogollón Velásquez fue detenido por funcionarios de la Dirección general de contrainteligencia militar (Dgcim), el 30/03 2017, señalado por el régimen por traición a la patria, rebelión e instigación a la rebelión, sin prueba alguna en su contra y enviado a Ramo Verde.

Según el régimen Mogollón Velázquez presuntamente lideró el Movimiento “La Espada de Dios”. Apresado con 12 compañeros de su promoción. Dicen sus familiares que fueron brutalmente torturados física y psicológicamente mientras permanecían esposados durante nueve días.

Ya en Ramo Verde, en un supuesto intento de fuga, fue golpeado con fusiles en la cabeza por los custodios, sufrió fractura de cráneo. Separado del resto de la población penal sin acceso a luz solar. Intervenido quirúrgicamente en dos ocasiones y en las dos sufrió paro cardíaco. Sin haberse recuperado nuevamente fue trasladado a la cárcel. Ha sufrido con frecuencia convulsiones y no ha recibido la atención médica que requiere.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: