Cenizas

Editorial / Venezuela RED Informativa

Solo quedan las CENIZAS de la Venezuela que una vez fue. Acá, el más feroz neoliberalismo sin estado está transformando rápidamente al venezolano de a pie en una máquina.

En medio de un todo en contra de todos la Vieja Venezuela CADIVI está siendo tapiada por capas gruesas de “sálvense el que pueda”. El antiguo estado petrolero, rico, omnipresente y omnisciente, solo quedó para la represión selectiva, hacer pobrísimos discursos y repartir las enormes riquezas naturales y de oportunidades del país a las mafias locales o “invitadas” que le garantizan su permanencia en el poder.

La gente, por su lado, se empuja y se atropella unas en contra de las otras, sin ningún tipo de complejos, para ver “quien pega dos veces” en esta tángana por conseguir un nuevo dólar. Es que la era de la peste china terminó por sincerar lo que queda de gobierno, sus antiguas formas y el uso y abuso de policías y militares regados como una pesadilla por todo el país.

Ya, sin pena alguna, interminables grupos de esos miserables de la patria, rondan por las calles para pedir dinero a todo el que se le atraviese. Así, de frente, esa capa inmunda de la revolución, martilla a plena luz, sin molestarse en dar ninguna excusa a cuanto cristiano camine, maneje su carro, ande en bicicleta o esté montado sobre un burro. Resuelven el “sueldo”. A veces hasta son tan descarados que te lo dicen: ¡con lo que les depositan no llegan a comprar un cartón de huevos!

Así inicia la Cuaresma la Venezuela piadosa. Sin nada desde “arriba” que mostrar, que valga la pena, ni merezca una CENIZA. Pero con 32 millones de “cosas” que suceden “abajo”, aquí, donde vive la gente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − quince =