Cero impunidad

Pablo Marcial Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa

Una alarma se ha encendido desde México, ante el riesgo de que la impunidad se imponga, frente a las graves violaciones a los derechos humanos que ha sufrido el pueblo venezolano. En más de dos décadas, Chávez y Maduro llevaron a cabo un Genocidio contra la población y acabaron con los derechos más elementales de los ciudadanos, los cuales han sido obligados a soportar hambruna y a percibir salarios miserables, así como un fuerte desempleo y la brutal represión que implicó torturas, muertos y desaparecidos. Decretaron una pésima calidad de vida, tanto, que surgió una histórica diáspora, que ha superado la cifra de seis millones de venezolanos, que huyeron de ese Estado forajido que aún impera, y que ha actuado sin disimulo contra ciudadanos inocentes e indefensos.

En esa misma Venezuela, el régimen se apertrechó hábilmente de una oposición colaboracionista que le ha aceptado y le ha ayudado a legitimar, una y otra vez elecciones fraudulentas, a cambio de negocios compartidos, por eso hoy, dentro del marco de unas negociaciones en México, el régimen chavista y sus opositores leales pretenden argüir el Principio de Complementariedad para inhibir la actuación del Fiscal de la CPI, obviando que ya este principio se agotó, tras una larga etapa de solicitudes y recursos de familiares y abogados ante Tribunales venezolanos, que nunca se pronunciaron, empujando a las víctimas a buscar justicia en los Tribunales internacionales.

Ambos sectores están preparando desde México, la evasión del proceso y por supuesto la inhibición de la Corte Penal Internacional, mediante la apariencia del retorno a un sistema de justicia nacional aparentemente independiente y eficaz que les permita internamente en Venezuela, juzgar los crímenes de Lesa humanidad, que hasta ahora y después de 20 años, cursan en La Haya.

Este es un plan abominable que debe rechazarse, ni el chavismo, ni esa falsaria oposición pueden negociar en nombre de un pueblo al que no representan, sumados ambos bandos no alcanzan ni el 10% de aceptación, pero además, si esta atrocidad que violenta la justicia se llegara a consumar, sería un pésimo precedente para el derecho internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 2 =