Chapas de refrescos

Pablo Medina / Venezuela RED Informativa

Detrás de la “implementación” del nuevo bolívar digital se esconde un oscuro secreto público: no hay, ni habrá un nuevo numerario tras la última conversión de nuestra fantasmal moneda. Como en el juego del Monopolio, los billetes “nuevos” los tendrán engavetados y escondidos solo algunos bancos del país. El venezolano continuará comprando, vendiendo, recibiendo y pagando con cualquier moneda del mundo, a la cual acepte y confíe en su valor.

Para variar, la apuesta, tanto del gobierno como de sus socios-sucios de la MUD, continúa a favor de la estupidez colectiva del venezolano. Ambas bandas, que tampoco hablan de esto en México, dan por hecho que las nuevas CHAPAS DE REFRESCO que puso “en vigencia” el Banco Central, funcionarán. Todo ello, dentro de la creencia macondiana de que el país está también funcionando.

Este nuevo cono monetario, que tiene años que se fue para el mismísimo coño, solo tendrá valor para coleccionistas y numismáticos de piezas raras de todo el mundo. Algo así como aquel absurdo del billete de a 3 pesos, concebido y puesto en circulación por el psicópata de Ernesto Guevara, cuando fue nombrado presidente del Banco Central de Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − nueve =