Chiste

Editorial / Venezuela RED Informativa

La combinación entre la visión de la diplomacia europea de Bruselas, y la lectura que le da al “asunto” Venezuela el Departamento de Estado de Joe Biden, resulta ser un completo y total CHISTE.

En estos días ambos deciden desmantelar todas las medidas de presión que montó Donald Trump sobre el régimen de Caracas para agilizar el dialogo. Ambos coinciden en depositar su “buena fe” en el señor Maduro y en sus operadores cubanos por un poco de más de lo de siempre. A saber: libertad de los presos políticos y elecciones limpias y no arregladas.

Por supuesto, dejando olvidado en el bojote de la ropa sucia, las necesidades y los enormes padecimientos de millones de seres humanos que quedamos atrapados adentro del país. O sea: que con solo lo político tenemos. Lo demás que siga igual.

Total, todo indica que, con solo formas y maneras se puede complacer al mundo libre de hoy en día, para que deje de joder al gobierno bolivariano. Ni Europa ni a la diplomacia norteamericana actual parecen interesarle lo sustantivo de un país totalmente destruido como nación.

Suponemos, vistas así las cosas, que todos entonces nos sentimos completa y plenamente representados por los señores de la MUD y del resto de la oposición venezolana, que solo son capaces de mirar a Venezuela desde el fondo de sus insaciables bolsillos.

Así pues, que las grandes mayorías nacionales, nos debemos dar por satisfechas si Julio Borges regresa al país a seguir haciendo de las suyas, por todos “nosotros”, pero desde Caracas. Con chofer, espaldero, apartamento y la nevera llena, claro está.

O Lilian y Leopoldo deciden montar un curso por VTV que nos enseñe a remendar nuestras ropitas, mientras todos disfrutamos en verlos exhibiéndose con modelitos de alta costura. O, por qué no, que el resto de la cuerdita de la oposición consiga enchufarse en una de las latas vacías que se van a rifar en las elecciones de noviembre.

¡Total, qué puede importar! ¿Qué son varios millones de venezolanos más, más o menos pelando bolas? Gente común y corriente que, por más que en Bruselas y en Washington les crean el cuento a los negociadores, si vivimos sin servicios públicos modernos, sin gasolina, sin vacunas, sin una moneda de cambio y en la mitad de un total y absoluto caos de país y de vida como nunca antes esta generación de venezolanos había visto. No nos importa. Porque para todo este país lo único que interesa es la libertad de los presos políticos, las elecciones sin trampas y la asignación de gobernaciones y alcaldías sin ningún valor ni importancia para nada de nada.

Por eso, no hay ningún tipo de duda: los europeos y los norteamericanos están de CHISTE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 3 =