Con música y nostalgia venezolanos protestaron pacíficamente contra Maduro en Ecuador

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

La música y la nostalgia protagonizaron este sábado 16 de noviembre un plantón pacífico ante la Embajada de Venezuela en la capital ecuatoriana (Quito) al que asistieron un centenar de ciudadanos de ese país opuestos al régimen de Nicolás Maduro.

Los venezolanos ondearon banderas de su país (Venezuela) y varios lucieron en sus cabezas pañuelos con el amarillo, azul, rojo y las estrellas blancas de su símbolo patrio, durante la concentración en apoyo a las manifestaciones contra Maduro, que tuvo lugar en Venezuela el sábado 16 de noviembre, la cual generó un sinfín de cuestionamientos de la misma oposición por las redes sociales, en contra de Juan Guaidó: ¡Así es Twitter!: Nadie se salva.

Eduardo Febres Cordero, presidente de la Fundación de venezolanos en el Exterior, capítulo Ecuador, aseguró a EFE que la concentración, convocada a través de redes sociales, rechazó la presencia de los delegados de Maduro en la Embajada y el Consulado.

“¿Quiénes somos?, Venezuela. ¿Qué queremos?, libertad”, gritaban los manifestantes a los que apoyaban algunos conductores con el claxon.

Según Febres Cordero, el plantón fue un respaldo contundente al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, a quien se le reconoce como Presidente Interino de Venezuela, por más de sesenta países, Ecuador, entre ellos.

Son nuestras aspiraciones y sueños que estas movilizaciones sin retorno provoquen definitivamente la salida del régimen venezolano» de Maduro, destacó Febres Cordero quien estaba rodeado de varios compatriotas, que entonaron canciones venezolanas y lloraron mientras recordaban la situación de su país y a los parientes que dejaron allá.

Al ritmo del tambor central «Viva Venezuela», Guillermo Azuaje rasgaba sus cuatro venezolanos mientras un coro de un centenar de voces cantaba al libertador Simón Bolívar, a su “patria querida” y a la libertad.

Este abogado de 54 años, que llegó a Ecuador hace un año desde Venezuela, donde tenía «la vida resuelta», aseguró a EFE que está en este país de forma transitoria hasta volver a su tierra natal, donde está su madre, que el próximo 24 de diciembre cumplirá 80 años.

Bueno, por otra parte, expresa mi única hija, de quien escribe esta nota: “¡Nada como nuestra amada Venezuela! NO desearía estar aquí (Ecuador), aunque me han tratado bien hasta el momento, ni tampoco en ningún país de América Latina, porque las cosas en estas naciones tampoco están bien, ¡ni siquiera podemos ayudar económicamente a nuestras familias!, porque los salarios son muy bajos, solo para pagar alquiler y hacer mercado ¡más nada! Pero regresar a Venezuela, tampoco es una opción bajo ninguna circunstancia por los momentos, hasta que se termine de manera definitiva el actual régimen”.

«Estoy prestado aquí, estamos de paso, de tránsito», aseguró otro venezolano, abrazado a su instrumento musical, que volvió a rasgar con otros ritmos que entonaban sus compatriotas, algunos de los cuales, derramaban lágrimas de nostalgia.

Azuaje apuntó que finalmente está en Ecuador con sus cuatro hijos y su esposa pues iniciaron el viaje «por goteo» desde hace tres años, siendo él y sus dos hijos varones los que más tardaron en salir de Venezuela.

Pero, aunque está agradecido con Ecuador por la acogida, no pierde las esperanzas de volver a su patria, donde le esperan su madre y otros familiares.

Es tan rico Venezuela que, con todo el daño que le ha hecho la “revolución chavista” no han podido del todo arruinarlo y nos vamos a levantar, sí, nos vamos a levantar, Dios mediante», expresó quien al terminar una de las canciones gritó: “No estamos desfilando, estamos protestando”, que sus compatriotas repitieron a coro.

Otra canción, que hablaba de los paisajes de Venezuela, de la gente, de recuerdos al atardecer y de viajes, conmovió hasta las lágrimas a más de uno de los participantes en el plantón, entre los que había adultos, niños, familias completas, ¡que llegaron hasta con sus perros!

“Si un día tengo que naufragar y el timón rompe mis velas, enterrar mi cuerpo cerca del mar de Venezuela”, corearon los asistentes al plantón, que duró dos horas, a los pies del edificio donde está la Embajada y el Consulado de Venezuela, y que estaba custodiado por la Policía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − nueve =