Conceptos para entender la aberración del socialismo de Chávez-Maduro-Diosdado-Padrino-hermanos Rodríguez-los dos Tarek

Pablo Medina Carrasco y Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

TIRANÍA: Forma de gobierno en la que el gobernante tiene un poder total o absoluto, no limitado por unas leyes, especialmente cuando lo obtiene por medios ilícitos, y abusa de él. Abuso de la superioridad o del poder en el trato con las demás personas. La tiranía es una forma de gobierno despótico, ejercido por una sola persona (llamada entonces tirano o caudillo) a través de la fuerza y la violencia, en lugar del respeto por las leyes. La tiranía en el sentido que se dio al término en la Grecia antigua, era el régimen de poder absoluto, de ordinario unipersonal, instaurado por un tirano; el gobernante que había accedido al poder.

La palabra tiranía proviene de la antigua Grecia (tyrannos), en donde se usaba para designar a un rey que gobierna mediante la violencia y que accede al trono sin tener derechos reales a hacerlo, ejerciendo así una autoridad ilegítima. De allí que se vinculara el término con el de usurpador, ya que el tirano ejercía un poder que no era suyo, sino que se lo había apropiado por la fuerza.

A partir de entonces se empleó el término tirano para distintos y feroces gobernantes, como Ortágoras de Sición, Fidón de Argos y Clípselo de Corinto, considerados entonces los primeros “tiranos” oficiales de la historia, si bien muchos otros habrían existido antes de la invención de la palabra.

ILEGITIMIDAD
En principio, como se ha dicho, todo tirano asciende al poder de facto, es decir, mediante la fuerza y la violencia: a través de un golpe de Estado, de una intervención de fuerzas extranjeras o, incluso, mediante una insurrección popular. Esto puede significar, hoy en día, numerosas artimañas políticas o engaños, pero en todo caso coinciden con el origen ilícito y por fuera de la ley del gobierno del tirano.

AUTORITARISMO
Sea cual sea el origen del mismo, el poder que el tirano esgrime se sustenta siempre en la fuerza y la opresión violenta, y no en el acatamiento de las leyes. Un tirano gobierna de manera despótica, caprichosa, imponiendo su propia voluntad como ley a los demás, mediante la amenaza de ejercer la fuerza (militar).

Por otro lado, los tiranos una vez instalados en el poder se niegan a devolverlo al pueblo que gobiernan, o a ser relevados del trono a través de vías institucionales, pacíficas y consensuadas. Más bien hacen de todo por permanecer a cargo: violentan las leyes, eliminan o prohíben toda forma de oposición, recurren al engaño o a la coacción, etc.

INJUSTICIA Y REPRESIÓN: Características del Autoritarismo
Dado que el tirano controla una sociedad haciendo caso omiso a las leyes que, justamente, le prohibirían hacerse con el poder a la fuerza y manejarlo como le venga en gana, se trata de una forma de gobierno ilegítima e ilegal, en la que el bien común suele subyugarse a la voluntad del tirano. Así, la injusticia, la arbitrariedad y la crueldad acompañan al tirano y a sus secuaces, quienes ejercen el miedo y el dolor como mecanismos de control político y social.

REPRESIÓN
La represión de cualquier forma de oposición política o de cualquier intento de protesta o reclamo es típica de las tiranías. En las dictaduras modernas, por ejemplo, la persecución política, desaparición forzada, la prohibición de libertades fundamentales como de expresión, de libre asociación y de protesta son un elemento común y constante.

ABUSOS
Dado que el tirano y sus aliados detentan el poder absoluto, sin tolerar cuestionamientos de otras personas, instituciones o comunidades, el abuso de poder es una realidad común de las tiranías. Esto se traduce en impunidad para los crímenes cometidos por los gobernantes, apropiaciones ilegales de bienes materiales, enriquecimiento ilícito y otras formas de corrupción.

CAÍDA
La caída de las tiranías suele ser tan violenta como su aparición, es decir, mediante insurrecciones masivas, rebeliones militares, huelgas generales o formas de presión similares que impiden el funcionamiento de la sociedad hasta tanto no se recupere la libertad.

Esto suele conducir o ser detonado entre otras circunstancias por la muerte del caudillo, ante cuya ausencia las estructuras sostenidas por su figura y autoridad empiezan a derrumbarse. En casos excepcionales únicamente las tiranías han encontrado su fin mediante ejercicios democráticos o elecciones, ya que los tiranos suelen manipular el sistema a su favor.
Al asesinato de un tirano se lo conoce como tiranicidio.

ESTUDIOSOS DEL TEMA
Ha habido numerosos filósofos, artistas y pensadores políticos en la Historia cuyas reflexiones hoy día permiten definir y comprender la tiranía. Entre ellos destacan: Heródoto, Aristóteles, Plutarco, William Shakespeare, Nicolás Maquiavelo, Jean-Jacques Rousseau y John Locke.

LOS TIRANOS MÁS CONOCIDOS
La lista de los tiranos que ha visto la historia humana es probablemente muy larga para siquiera intentar reproducirla, pero entre ellos existen algunos más recordados que otros, como son:

Falaris: Fue un tirano de Acragas, la actual Agrigento, desde el año 570 a. C. hasta su muerte. Falaris (o Fálaris), quien había recibido el encargo de construir el templo de Zeus Atabirino en la acrópolis, aprovechó su puesto para autoproclamarse tirano. Bajo su gobierno, Agrigento parece haber obtenido una prosperidad considerable. Proporcionó agua corriente a la ciudad, la adornó con bellos edificios y fortificó sus murallas.

La ciudad de Himera, ubicada en la costa septentrional de Sicilia lo eligió como stratégos autokrátor, es decir, general con poder absoluto, pese a las advertencias del poeta Estesícoro.2 Según la Suda, consiguió hacerse amo de toda la isla. Finalmente fue depuesto por una rebelión general encabezada por Telémaco, antepasado de Terón (tirano c. 488 – 472 a. C.), y quemado vivo en su toro. Falaris era conocido por su excesiva crueldad. Entre sus supuestas atrocidades se encuentra el canibalismo: Se dice que comía bebés en período de lactancia. En su toro de Falaris, que se dice fue inventado por Perillo de Atenas, las víctimas del tirano eran encerradas y, mediante una hoguera encendida debajo, cocinadas vivas mientras que sus gritos representaban el bramido del toro. La leyenda cuenta que el mismo Perillo fue la primera víctima.

Calígula: Conocido también como Cayo César, gobernó el Imperio Romano entre los años 37 y 41 d.C. fue emperador romano desde el 16 de marzo de 37, hasta su asesinato el 24 de enero de 41. Fue el tercer emperador del Imperio romano y miembro de la dinastía Julio-Claudia, instituida por Augusto. Era hijo de Germánico, quien a su vez era hijo adoptivo del emperador Tiberio. Su abuelo Nerón Claudio Druso, muerto prematuramente, era el hermano menor del emperador Tiberio. Germánico es considerado como uno de los más grandes generales de la historia de Roma. La madre de Calígula era Agripina. De niño acompañó a su padre en sus expediciones militares por Germania (14–16), donde se calzaba con las caligas de los legionarios, quienes le dieron el sobrenombre afectuoso de «Calígula» («botitas»)

Su administración tuvo una época inicial marcada por una creciente prosperidad y una gestión impecable; no obstante, una grave enfermedad que sufrió el emperador marcó un punto de inflexión en su modo de reinar. A pesar de que una serie de errores en su administración habían derivado en una crisis económica y en una hambruna, emprendió un conjunto de reformas públicas y urbanísticas que acabaron por vaciar el tesoro.

Acosado Calígula por las deudas, puso en marcha una serie de medidas desesperadas para restablecer las finanzas imperiales, entre las que destacó la de pedir dinero a la plebe. Las fuentes históricas destacan su crueldad, extravagancia y perversidad sexual, presentándole como un tirano demente.

En Oriente, dio muestras del valor de su amistad con la concesión de los territorios de Batanea y Traconítide a su amigo Herodes Agripa, y de su megalomanía al ordenar que se erigiera una estatua en su honor en el Templo de Jerusalén; mientras tanto en Occidente las dio de su demencia al pedir a su ejército que en vez de atacar a las tribus britanas se pusiera a recoger conchas, el tributo que según él esas aguas le debían a la Colina Capitolina y al Monte Palatino.

Nerón: Emperador del Imperio Romano entre los años 54 y 68 d.C. Durante su reinado centró la mayor parte de su atención en la diplomacia y el comercio, e intentó aumentar el capital cultural del Imperio mediante la construcción de diversos teatros y la promoción de competiciones y pruebas atléticas.

Diplomáticamente y militarmente su reinado está caracterizado por el éxito contra el Imperio parto, la represión de la revuelta de los británicos (60-61) y una mejora de las relaciones con Grecia. En el año 68 tuvo lugar un golpe de Estado en el que estuvieron involucrados varios gobernadores, tras el cual, aparentemente, lo forzaron a suicidarse.

El reinado de Nerón se asocia comúnmente a la tiranía y la extravagancia. Se lo recuerda por una serie de ejecuciones sistemáticas, incluyendo la de su propia madre y la de su hermanastro británico, y sobre todo por la creencia generalizada de que mientras Roma ardía él estaba componiendo con su lira.

Además, fue un implacable perseguidor de los cristianos. Estas opiniones se basan fundamentalmente en los escritos de los historiadores Tácito, Suetonio y Dion Casio.

Genghis Kan: Guerrero mongol, conocido como “El Conquistador” que unificó las tribus asiáticas y fundó el Primer Imperio Mongol de 1206 a 1227 d.C. Nació el 16 de abril de 1162 en Yinchuan y fallece 18 de agosto de 1227.Fue un guerrero y conquistador mongol que unificó a las tribus nómadas de esta etnia del norte de Asia, fundando el primer Imperio mongol, el imperio contiguo más extenso de la historia.

Bajo su liderazgo como Gran Kan, los mongoles comenzaron una oleada de conquistas que extendió su dominio a un vasto territorio, desde Europa Oriental hasta el océano Pacífico, y desde Siberia hasta Mesopotamia, la India e Indochina. En la primera fase de esta expansión, las hordas mongolas conquistaron importantes reinos de Asia, como el Imperio Jin del norte de China (1211-1216), el Imperio tanguta, el Kanato de Kara-Kitai, el Imperio corasmio o la dinastía Song en el sur de China.

Adolfo Hitler: Creó el III Reich Alemán y gobernó con su partido la Alemania de pre y durante la II Guerra Mundial. Adolfo Hitler lideró un gobierno completamente tirano.

Ascendió al poder durante un período de crisis económica, social y política, acentuada por los efectos de la Gran Depresión de 1929 y el descontento y frustración popular en Alemania como consecuencia de la derrota en la Primera Guerra Mundial.

A lo largo de su mandato político utilizó la propaganda estatal y su carismática oratoria para persuadir a las masas, enfatizando su oposición al Tratado de Versalles de 1919, al pueblo judío, al pacifismo y al comunismo internacional, particularmente el soviético-bolchevique. A la vez, resaltaba el nacionalismo alemán, el militarismo, el racismo, la llamada preservación de la raza aria, el pangermanismo y la anexión o recuperación armada de territorios europeos perdidos por el Imperio alemán después de la Primera Guerra Mundial.

Perseguía una agresiva política exterior expansionista para ampliar el Lebensraum (‘espacio vital’) alemán al este de Europa, y combatir una presunta conspiración internacional entre el judaísmo, la masonería, el comunismo y el capitalismo por parte de los gobiernos estadounidense, inglés y soviético. Su política tenía como objetivo establecer un Nuevo Orden (Neuordnung) en el que Alemania y la raza aria tendrían un papel hegemónico mundial.

Responsable del inicio de la Segunda Guerra Mundial en Europa con la invasión de Polonia en septiembre de 1939, para 1941, período de su apogeo, sus tropas y aliados del Eje ocuparon la mayoría de Europa y partes de Asia y África, pero fueron derrotadas por las potencias Aliadas en 1945.

Hacia el final de la guerra, las violentas políticas de conquista territorial y subyugación racial de Hitler habían causado la muerte de entre 55 y 60 millones de personas (alrededor del 2 % de la población mundial de la época) en su mayor parte civiles, así como un considerable grado de destrucción de ciudades europeas.

El exterminio sistemático y masivo de enemigos políticos y personas consideradas racialmente «inferiores» o «subhumanas», mediante la detención en una red de campos de concentración y exterminio en Alemania y en los territorios conquistados, llevó a la muerte a poco más de seis millones de judíos en lo que posteriormente en el contexto histórico se denominó el Holocausto, como así también a homosexuales, gitanos, eslavos, discapacitados físicos, enfermos mentales, prisioneros de guerra soviéticos y opositores políticos a su régimen.

Las estimaciones del número de personas que perdieron la vida como consecuencia de medidas raciales adoptadas por el gobierno de Hitler, sus aliados del Eje, estados satélite y colaboradores, según la mayoría de los historiadores serían aproximadamente once o doce millones de personas, de las cuales la mitad corresponderían al Holocausto.

EL TIRANO Nicolás Maduro Moros: Hijo POLÍTICO designado a dedo por el REY Hugo Chávez Frias. Nació en Colombia el 23 de noviembre de 1962. Ejerció como ministro de Relaciones Exteriores entre 2006 y 2012. Y como vicepresidente de la República desde 2012 al 2013 y presidente de Venezuela, nacido en Colombia ¡por chanchullos! durante el período presidencial 2013-2019 y se reeligió con el apoyo irrestricto de Tibisay Lucena para el periodo tiránico 2019-2025 y luego volverse a reelegir o será Diosdado ¡si no le quita el cambur antes a Nicolás!

Es hijo de Teresa de Jesús Moros de Maduro, de nacionalidad colombiana, y de Nicolás Maduro García. Creció dentro de una familia de izquierda, y su padre llegó a ser dirigente sindical. Maduro estudió bachillerato (no se sabe en realidad si se graduó de bachiller) en el Liceo José Ávalos, en la Parroquia El Valle, suroeste de Caracas, a pocos metros del Ministerio de la Defensa.

Bajo su mandato la crisis migratoria venezolana se agudizó, denominada también éxodo venezolano. Por la crisis humanitaria existente en el país, hay incremento del flujo descontrolado de ciudadanos de todas las clases sociales.

En 2015, 697.562 venezolanos se fueron del país, lo que representa el 2,3% de la población total, y luego pasó a 2017 a tener casi 5,4% y se fueron alrededor de un millón 421 mil personas. En 2018, 2,3 millones de venezolanos están fuera de su país, aproximadamente el 7% de la población.

Entre ellos se encuentran solicitantes de asilo, refugiados y migrantes económicos. En 2016, 27.000 venezolanos solicitaron asilo y se incrementó en 2017 a 111.600, según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Para septiembre de 2018, el representante regional de ACNUR para Estados Unidos y el Caribe oficialmente comparó a esta crisis con la escala de la crisis migratoria de la guerra civil siria.

La mayor concentración de la emigración venezolana se encuentra en Colombia, Perú, Ecuador y Chile. Los flujos hacia los destinos históricos como Estados Unidos y España se diversificaron hacia otros países como Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Costa Rica, Chile, México, Panamá, Perú y Uruguay, asimismo a las islas caribeñas de Aruba, Bonaire, Curazao, República Dominicana y Trinidad y Tobago, y en menor medida a Australia, Bolivia, Francia, Guyana, Italia, Países Bajos, Paraguay, Portugal y Reino Unido.

La denominada “tercera oleada migratoria venezolana” se caracteriza por ser “principalmente un segmento de clase media” que cuenta educación superior, pero asalariados que “no tienen grandes fuentes de riqueza”, además de ser en su mayoría población joven.

La “oleada” tiene como antecedentes el cierre de la frontera con Colombia ordenado por Maduro el 19 de agosto del año 2015 y reapertura de la frontera en el 2016. La OEA y voceros de la agencia de refugiados de Naciones Unidas, ACNUR, lo catalogaron como el éxodo más grande que ha existido en la historia del hemisferio occidental en los últimos 50 años.

El 7 de octubre de 2018, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi en su visita a la frontera colombo-venezolana para constatar la gravedad de la situación, calificó de “crisis monumental” la emigración venezolana.

Y con respecto a la crisis de la salud en Venezuela con Nicolás EL TIRANO (venía muy mal desde el gobierno de “El Comandante Supremo Hugo Chávez Frías”) pero con Nicolás, la crisis tocó FONDO, ES INTOLERABLE. Mientras que el gobierno de Nicolás EL TIRANO, acusa a Estados Unidos (EE.UU.) del “bloqueo económico” que mantiene el país estadounidense sobre Venezuela, también le hace responsable de las seis muertes de infantes que se registraron durante el mes de mayo en el hospital José Manuel de los Ríos, por falta de insumos médicos que en todos los rincones del país.

La escasez de medicamentos y el deterioro de los equipos de salud tienen en riesgo la vida de miles de venezolanos que se encuentran en estado crítico de salud.

Para nadie es un secreto que el sistema sanitario del país se agrava cada vez más a diario, la búsqueda de medicinas se ha vuelto una tarea difícil e inasequible para el bolsillo de los venezolanos.

La situación del hospital J.M. de los Ríos, por ejemplo, es insostenible. Para el lunes 3 de junio solo se habla de este centro de salud y de su muy deplorable condición: No hay muchas camas para los pacientes, el aire acondicionado y los ascensores fallan siempre, entre otros tantos graves problemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 6 =