Conocer el islam no garantiza entenderlo

César Guillén Citterio / Venezuela RED Informativa

                                                           Diálogo entre nosotros, la gente común

Una explicación sencilla. La expansión árabe desde la península arábiga, se inicia en el siglo VII DC, luego de la unificación de las tribus nómadas por Mahoma, en las ciudades sagradas de La Meca y Medina (Arabia Saudita). Esta zona alejada y remota, había recibido un impulso comercial porque las guerras  azotaban la tradicional ruta de la seda, hacia la india y china, por el oriente medio. (Siria, Irak, Persia).

De los países que conocemos como pueblos árabes musulmanes sólo Turquía, Irán y Afganistán no son árabes. Los musulmanes Sunitas: Creen que los verdaderos descendientes de Mahoma son sus primeros sacerdotes (son la mayoría). Los musulmanes Chiitas: Creen que los únicos descendientes del profeta son sus parientes. (representan el 20% de los musulmanes en el mundo).

La SHARIA son las Leyes del Corán. EL CALIFA es el diputado de Alá y sucesor del profeta. EL CALIFATO es el reinado islámico que desde 1520 se considera la prolongación del  islam original y protector de todos los musulmanes del mundo. De allí el error de explicar y entender esta cultura milenaria solo geopolíticamente. Independientemente del grupo o secta, moderados o radicales, la prioridad es el ISLAM, lo demás es secundario, incluyendo los derechos humanos y el respeto a las leyes no islámicas.

El Corán contiene más de 100 versículos relacionados con los problemas sociales que son asuntos de devoción. El que la mayoría de los textos de la tradición musulmana traten la sociedad, la economía, el derecho, la política y el estado, nos indican claramente que sin política el islam no es nada. La religión y la política son indivisibles, de allí que sus regímenes sean una TEOCRACIA.

La primera dinastía árabe musulmana, los Omeya, fundó el primer califato de Damasco, y  Persia (Irán) fue islamizada, llegando hasta la India. La dinastía árabe musulmana Abasida, derrotó a los Omeya y  fundó el segundo califato de Bagdad. El idioma árabe se impuso porque la traducción del Corán está prohibida. Absorbió el conocimiento cristiano de las regiones conquistadas (artesanos, escribanos, administradores). Otro error es pretender creer, que fueron los musulmanes quienes trajeron el conocimiento.

Ante la decadencia del imperio bizantino (romano de oriente) la dinastía turca Selyúcida (pueblo no árabe de las regiones del Asia central) avanza sobre el territorio de Siria y Anatolia. Los turcos otomanos musulmanes conquistaron Constantinopla (Estambul) en 1543. Invaden militarmente todo el Medio Oriente, y los pueblos árabes caen bajo su dominio. Comienza el tercer califato, el de “la sublime puerta”. En 1492, llega a su fin en España el dominio árabe-musulmán prolongado desde el 711. (califato de Córdoba).

Europa sale en búsqueda de nuevas vías de comunicación ya que el sultán turco tiene bloqueada la ruta para el comercio. Esto es la verdadera razón que obliga a los viajes de Vasco de Gama por las costas del África y de Cristóbal Colón atravesando el atlántico. Desde 1492, son los turco-musulmanes quienes dominan la región hasta el 1918, cuando son  derrotados en la Primera Guerra Mundial (fue el último gran califato musulmán). 

Los actuales radicales son quienes (abiertamente unos solapadamente otros) intentan restablecer un nuevo “califato” desde el cual desatar su guerra santa de conversión contra todos los “infieles” que no rindan el culto a su Dios. El resto, son análisis de politólogos, pacifistas e intereses económicos que siguen subestimando su peligroso avance.

La fe es una emoción muy fuerte, para bien o para mal, pero a veces no suele favorecer el ejercicio de la razón

FEDEPETROL CARABOBO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 3 =