Conozca las reglas inquebrantables en gimnasios del condado de Broward

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

Eso de ir a un gimnasio luego de hacer ejercicios y no poder ducharse por razones sanitarias en tiempos muy duros del Covid-19 NO es nada agradable, pero se debe hacer como se ha establecido por normas sanitarias. Pero para a los amantes de los ejercicios y los fisioculturistas, aún cuando no puedan ducharse como siempre lo hacían antes de irse para estar frescos y con la ropa limpia luego de una agitada tanda de actividades, se sienten felices a pesar de todo.

Los gimnasios del Condado Broward reabrieron oficialmente este martes 26 de mayo.

Si piensa que va a encontrar aglomeración, no se preocupe, porque la norma es que solo pueden funcionar a un 50 por ciento de su capacidad.

Limitar el número de personas es uno de los cambios que los usuarios verán cuando regresen a las distintas instalaciones por primera vez desde los dos meses de cierre debido al COVID-19. La orden de emergencia de Broward también prohíbe ducharse excepto en determinadas circunstancias.

Junto a la reapertura de las playas, los gimnasios podrían ser una buena alternativa si se piensa que el mal tiempo que lleva días afectando el sur de la Florida no va a parar.

A continuación, lo que debe saber antes de pisar el gimnasio:

¿Qué puedo esperar ahora que volvieron a abrir los gimnasios en Broward?

Una limpieza más profunda es uno de los grandes cambios. A los empleados y a los asistentes se les exige usar un gel anti-bacterial antes de entrar, usar una máquina y terminar una sesión de ejercicios. De igual modo, deben utilizar toallitas desinfectantes después de cada ejercicio.

Habrá menos máquinas para usar ya que los gimnasios tienen que cumplir con las reglas de distanciamiento social.

Las clases para mantenerse en buen estado físico y los programas acuáticos tendrán menos participantes, ya que los instructores tienen que asegurar que sus clases siguen las pautas de 10 pies de distanciamiento social.

Tanto a los empleados como a los usuarios se les verificará la temperatura a la entrada. Cualquier persona que tenga una temperatura mayor de 100.1 grados Fahrenheit tendrá que marcharse.

Los empleados deberán usar mascarillas faciales, y también los usuarios, salvo cuando hacen ejercicios o durante la fase de descanso.

Las piscinas estarán abiertas siempre que cumplan con las normas de distanciamiento social.

Dar vueltas por los alrededores está prohibido. A los gimnasios se les han dado instrucciones para quitar de en medio objetos que se pueden compartir como sillas, mesas y revistas.

Los carriles de la piscina no pueden tener más de un nadador a la vez.

Los gimnasios ya no facilitarán monitores para el corazón, alfombras, bloques ni otros equipos similares.

Los usuarios no podrán ducharse a menos que lo hagan antes de entrar a la piscina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 5 =