Contrapeso

Mascaritas / Venezuela RED Informativa

En la Venezuela de verdad la monumental inflación y la posibilidad real de cualquier familia para cubrir un mínimo de sus necesidades elementales, es casi un imposible.

En cambio, en la Venezuela de la oposición estamos marchando con paso firme y seguro hacia el cese de la usurpación, a través de la Operación Separación de los Cargos inventada por los “Vamos Bien”.

En la Venezuela de verdad poner gasolina, comprar una bombona de gas para cocinar, tener electricidad más de 6 horas al día y mandar a los muchachos al colegio con algo en la barriga para que no se desmayen a media mañana, es toda una hazaña familiar.

En cambio, para la oposición venezolana del Mundo de Nunca Digas Nunca Jamás el Capitán Garfio, el Sr. Maduro y el resto de los Piratas del Caribe están de salida. Derrotados, aislados y más solos que la una. “Acorralados” tratando de arreglarse con Juan Guaidó para que éste les deje recoger sus cosas e irse al carajo.

En la Venezuela de verdad la esperanza y las alternativas de llevar una vida normal desaparecieron hace años. El riesgo del día a día consiste en no ser atracado ni por el hampa de siempre, ni por el hampa del gobierno bolivariano en sus formas de fuerzas armadas, policías o cualquier otro mequetrefe ignorante que se sienta con algo de poder, para por instinto creerse Luis XIV. Aún cuando no tenga la más puta idea quien era ese, donde coño queda Francia y que carajo es eso del “l’etat ce moi”.

Aunque para la Oposición en Venezuela el problema consiste en resolver la discusión de si Francisco Fajardo era mestizo o no. Si realmente Francisco Herrera Luque lo ubicó o no en “Los Amos del Valle”. Y si merece la autopista o no llevar su nombre o es que el chavismo de los últimos días no supera el trauma post adolescente, que a todos los rasparan en historia de 4to año incluyendo a Erika Farias.

¡Que mala maña que tienen estas dos bandas que destrozan Venezuela, en creernos un pueblo de retrasados mentales! Total. Acá, Adentro, no hay espacio alguno para dudas. Venezuela y oposición hablan en dos idiomas distintos. En dos lenguas irreconocibles una de la otra. Y entre ellas, como entre Venezuela y la oposición, no existe ninguna semejanza ni fonética ni de sintaxis.

No “Vamos Bien”. Cada día Vamos más Mal, con tendencia cierta a Empeorar. Así mientras que la oposición del circo de pulgas de la MUD mira al país desde el lado sabroso de la vida. Desde los parques de las grandes ligas norteamericanas, Barbados, Oslo y el resto de buenos sitios turísticos, 32 millones de hombres y mujeres Adentro y Afuera de Venezuela pasamos hambre, penurias y más trabajo que el carajo.

Mientras más de 50 países atendieron el “llamado” del Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica para desconocer la legalidad del Sr. Maduro en enero, y “distinguir” a Juan Guaidó como presidente provisional, al día de hoy han pasado docenas de “cosas”.

Tan se ha enfriado al “asunto” Venezuela en la agenda política del Mundo Libre, que el gobierno canadiense “solicita” a sus viejos socios comerciales de la Habana, que “arreglen” el enredo en Venezuela y así sus vecinos del Sur dejen de joder.

El Rey Don Felipe de España y la Reina Doña Letizia reciben de muchos besos y abrazos a Don Mario Isea del Zulia en el Palacio de la Zarzuela. Embajador de la NARCODICTADURA de Don Nicolas Maduro de Cúcuta, testaferro de los dineros sucios que los bolivarianos mueven libremente desde La Caixa, gracias a las “diligencias” untuosas del Dr. German Escarra, cliente VIP de ese banco. Poco les importa las restricciones y alertas del otro lado del Charco, del Departamento del Tesoro de USA y del mismísimo Donald Trump.

Total, la Venezuela de hoy en día le toca vivir “en duro y en directo” a casi todos, si y solo si eres un pendejo más. Bajo cadenas, persecución y presunción de que nos tomamos en serio el objetivo declarado de la Oposición: salir de esta pesadilla.

Las grandes mayorías de venezolanos estamos como en el chiste de Jaimito. Ya saben: “… La pobreza no es otra cosa que tu mamá, cerveza, pan con mortadela Caracas y Macuto”. Por eso es que pensar en “modo” de oposición es pensar en fracaso. En cambio, pensar en forma de Resistencia es otra cosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × uno =