Cosas de la revolución

Editorial / Venezuela RED Informativa

En Venezuela se muere un borracho del régimen y gobierno y licorerías entran en paro nacional.

El “protector” del Táchira, Freddy Bernal, hace negocios con alguna torrefactora de café adulterado y da un plazo de 15 días para que los comerciantes se deshagan del café colombiano que tienen en sus anaqueles, antes de que él salga a decomisarlo. Es su estilo del “compre venezolano” y del “combate al contrabando”; una “nueva” visión de la ley de la oferta y de la demanda: COSAS DE LA REVOLUCIÓN.

Nuevamente detienen a Leocenis García. Un fulano que trabaja para el NARCORÉGIMEN, que solo aparece en épocas de elecciones, cobra y se va. Ahora, este “líder” más enchufado que Claudio Fermín, se dedica a la mediación entre los asociados del gobierno y las empresas petroleras que se aprovechan del caos bolivariano. Rescatar a un grupo de empleados petroleros secuestrados por las guerrillas pinta un magnifico negocio. COSAS DE LA REVOLUCIÓN

¡Ya saldrá Leocenis del apuro! Considerando su gran parecido con Er Conde del Guácharo, seguramente correrá con la misma suerte que el chino de RECADI en sus tiempos. ¡Es que todo “esto” no es serio!

Y no es solo por nosotros, que en algún momento fuimos los mejores mamadores de gallo del mundo. También la América de la Administración Biden/Harris se luce. Así, el Almirante Craig tiene las santas bolas de declarar que “Venezuela es un estado sin ley”.

Desayunándose con la noticia, mientras que su embajador para Venezuela, con sede virtual en Santa Fe de Bogotá, empuja una salida democrática a través de unas elecciones, también virtuales, en noviembre para nuestro país. COSAS DE LA REVOLUCIÓN

Qué caso tiene, pues, sorprenderse con que Tomás Guanipa pida a la Cruz Roja y al Vaticano del cardenal Bergoglio, la intermediación para la entrega de los soldados de la patria, tomados como prisioneros por las guerrillas, tras los enfrentamientos por el dominio del corredor de las drogas en el Alto Apure.

¿Será que Guanipa es tonto y realmente no sabe por quienes está abogando o acaso él es algo aún peor de lo que ya todos nos imaginamos?

No hay duda. Con “esto” que tenemos, estamos condenados para siempre a las COSAS DE LA REVOLUCIÓN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + uno =