Crónicas Bolivarianas: Guisoabstinencia

Omar Estacio Z. / Venezuela RED Informativa

La corrupción bolivariana ya no es un delito. Ahora es enfermedad.

Cunde, entre las huestes bolivarianas, con características de epidemia, la llamada “guisodependencia”. Tipos o tipas, que no se cansan. No se sacian. Con picazón, urticaria, comezón. Con furor de Mesalina por el guiso, que si paran de atragantarse de dinero rojo, rojito –por falta de ganas ¡jamás!- son presas del llamado síndrome “guisoabstinencia” ¿No sufren coletazos similares, los abstinentes forzados de, nicotina, alcohol, cannabis y otros carburantes de mayor octanaje?

La “guisodependencia”, es incurable y no discrimina. La corrupción bolivariana ya no es delito. Ahora es enfermedad. Lo mismo ataca al portero de un ministerio, que pide y pide y pide, que al más alto procerato robolucionario, sin importar cuantos ceros a la derecha tengan sus cuentas en, Suiza, Baréin, Gibraltar, Norcorea, en este último caso, desde que cierto “guisodependiente”, subespecie piraña, hizo gira a Pioyang para intercambiar barrigazos con Kim Jong Un.

Un “guisodependiente” bolivariano que presentaba, calenturas, sudoraciones frías, altibajos de presión arterial, estertores, porque tenía una semana sin raspar la olla, tuvo que ser trasladado de urgencia a una tienda por departamentos para robarse unos calzoncillos de las estanterías. Otro “guisoabstinente”, para salir de la depresion nerviosa con tendencias suicidas, requirió ser conducido a la iglesia más cercana para arrebatarle al mochito de la puerta del templo, las limosnas que los feligreses le depositaban en la perola que tenía atada a uno de sus muñones. Le robó hasta la perola, después de pegársela por la cabeza, al pobre mocho.

¿Usted me pide, que por pura caridad pública, no siga choreando con las compras de comida, de los CLAPS, no apta para el consumo humano, trianguladas entre México, Cuba y Turquía, a través de mi testaferro tan cucuteño, como yo? ¡ Qué dron asesino, ni qué dron asesino! ¡Escolta, escolta, escolta! ¡Métanme preso a este hombre por intentar “magnicidiarme de guisoabstinencia”, ¡fulminante!

Dr. Omar Estacio Z. (@omarestacio)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: