CRÓNICAS DEL BARRIO: Hambre, canibalismo y otras miserias

Kiran Miya / Venezuela RED Informativa

La comida se ha convertido en un valor de cambio, hasta para conseguir sexo de calle barato. Cambias comida por sexo y puedes tramitar un boleto de ida sin retorno y mandar a quien quieras borrar del mapa, al mismísimo infierno. Y quien tiene comida domina, y, si la posees en cantidades para vender o intercambiar, dominas sobre otros. El gobierno ha aprendido esta cruda economía y la aplica desde la cúspide de una pirámide cuya base está conformada por una población lumpen que desborda las fronteras del país; traspasadas como sea y a la hora que sea por tierra, por aire y por mar.

La vida se va quedando sola como un pentagrama que enmudece y poco a poco los sujetos más vulnerables van desapareciendo sin que se note. Pasan inadvertidos. Desaparecen sin hacer ruido. Y nadie o casi nadie se da cuenta. A no ser los parientes y los amigos más cercanos.

La Pelona camina entre la gente con las patas de una leona bien entrenada en las emboscaduras. Ataca con soltura y salta por encima del aire comprimido. Sus recorridos son más frecuentes ahora que las calles están desoladas. Sólo es Ella quien frecuenta la medianoche y anota a su favor unos puntos de metralla infalible. Porque las balas también están muy costosas y no vale la pena desperdiciarlas así nomás. Hay que administrar muy bien el plomo para que rinda. Porque la Pelona también se cotiza en la bolsa de los antivalores, promoviendo una rumba macabra como sucedió en La Vega. Así como por todos los barrios del país lumpen.

Algunos casos de canibalismo que fueron registrados por la prensa durante las últimas dos décadas

Detenido en Venezuela un joven caníbal que pintaba lienzos con la sangre de sus víctimas.

La policía lo llamó “el artista antropófago”.

Se comió parte de su víctima y pintó un lienzo con su sangre y cenizas. El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Venezuela arrestó a Luis Alfredo González Hernández, un joven conocido como “el artista antropófago”.

El director del Cicpc, Douglas Rico, informó a través de la red social Instagram que González Hernández asesinó al dueño de una finca del estado Miranda dentro de su propiedad.

“Luego de su aprehensión y mediante interrogatorio, el homicida admitió su culpabilidad en el hecho, manifestando haberlo descuartizado (al hacendado) y comido gran parte de la humanidad del mismo”, señala la publicación de Douglas Rico.

En el lugar del hecho se ubicaron documentos de personas ajenas al lugar, los cuales fueron verificados a ver si habían sido reportadas como desaparecidas. Y obras de arte (hechas con osamentas) a las que se les realizaron las antropologías forenses correspondientes, agrega el texto compartido por el jefe policial.

Douglas Rico se refirió al homicida como un “artista antropófago”.

Otro caso de canibalismo acaparó la atención mediática en Venezuela después de que las autoridades aprehendieran a José Dorangel Vargas, un antropófago conocido como el “comegente”.

Se estima que el homicida es responsable de al menos 40 asesinatos y fue sentenciado a 30 años de cárcel, pena que hoy cumple en el estado Táchira.

Carne de iguana comen los venezolanos

En un reportaje de Univisión se asegura que palomas, caballos, perros y gatos también han sido consumidos en el país por la misma situación.

Tras la dificultad para adquirir las proteínas, algunos venezolanos han optado por comer iguanas para consumir los nutrientes.

“Más que todo traemos iguanas, a veces son tres grandes y hacemos un buen guiso”, comentó un ciudadano. (Fuente: El Nacional).

Posdata: Ya la basura ha sido transcendida. Forma parte de la etapa fundacional del hambre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × uno =