¡Dan pena!

Editorial / Venezuela RED Informativa

El lumpen de la patria ya está listo para “tomar” el control del nuevo estado comunal que se avecina. Hablamos de los mismos expertos en “gestión pública local” dedicados desde hace años a la asignación de las bombonas de gas, los cupos de la gasolina en bolívares y de las cajas CLAP de la revolución, a todo lo largo y ancho del país.

Ellos serán, en un futuro cercano, los “encargados” de mantener funcionando a los gobiernos comunales que están por llegar; “eso” que reemplazará a las gobernaciones y alcaldías en todo nuestro mapa republicano.

O sea, muy pronto la expresión más chabacana, ignorante y deformada del país será el verdadero gobierno popular. El grupo de gentuza más idiotizada, resentido y feo de nuestra sociedad será quien pondrá la cara para llevar a cabo la estafa más descarada y miserable a la descentralización venezolana de todos los tiempos.

Este adefesio de “gobierno comunal” es el más siniestro parapeto para el logro de los objetivos del más total y completo secuestro por parte del poder central de la naturaleza milenaria de las competencias y fueros locales que tenemos en nuestro país desde los tiempos de la más remota conquista por los españoles en el siglo XVI.

Tras los exitosos ensayos de los “protectorados” sobre estados y municipios impuestos por el gobierno bolivariano a la oposición, el siguiente paso no podía ser otro más que este.

Una caimanera de mequetrefes semi analfabetos, en donde, al final del día, cualquier decisión, sobre cualquier materia de competencia regional o municipal se tomará en Caracas. Seguramente en algo que llamarán “consejo supremo comunal”, donde coincidirán todas las agendas públicas del país y será ese gran consejo el que tomará las decisiones y establecerá las asignaciones de todo tipo de recursos.

Con toda seguridad también, estos ignorantes, solo tendrán “potestad” sobre una serie limitada de determinados asuntos de naturaleza coercitivos y sapo-policiales: mudanzas, compra de bombillos para el alumbrado público, permisos de buhonería y alguna otra actividad de control.

Y pensar que es por “eso” por lo cual la empobrecida oposición venezolana se está arrodillando otra vez ante el gobierno de la “revolución”. ¡Dios! ¡Lo que DAN ES PENA!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × uno =