De 48 bancos nacionales y extranjeros presentes en Venezuela hace 20 años solo quedan 23 en tiempos de Maduro

Úrsula Montenegro / Venezuela RED Informativa

Solo cuando la cuarentena es flexible trabajan los bancos en Venezuela, ya que en la semana radical mantienen sus puertas cerradas. A esta situación se añade, por una parte el encaje que impide el crédito y, por la otra, la dolarización, que cada día cobra mayor fuerza ante el debilitado bolívar, que extraoficialmente está a punto de perder seis ceros, así lo manifestó el doctor Orlando Zamora, asesor financiero independiente y exjefe del Departamento de Riesgos del Banco Central de Venezuela.

En el curso de los últimos 20 años, se ha venido reduciendo el número de instituciones bancarias. De 48 bancos nacionales y extranjeros, quedan 23, de los cuales 5 son del Estado venezolano: Banco de Venezuela, Banco del Tesoro, Bicentenario, Ganadero y Fuerza Armada Nacional Bolivariana. El Industrial fue liquidado por el Ejecutivo Nacional. Y se fueron 13 bancos extranjeros. El último en hacerlo fue el City Bank, que le vendió su cartera al Banco Nacional de Crédito.

“No hay información actualizada sobre la banca, ya que el último informe de la Superintendencia corresponde a mayo de 2021. Desde enero de 2020, cuando se tuvo conocimiento de la peste china, hasta el quinto mes del presente año, cerraron 239 agencias bancarias, correspondiéndole los mayores números a Bicentenario, 80; Banesco, 59 y Bancrecer, 22”, explicó nuestro entrevistado.

Con respecto a los cajeros automáticos, indicó que anteriormente eran 4.196 y quedaron inactivos 2.775.

“En ambos renglones la disminución tiene que ser mayor, porque son muchas las agencias y cajeros que dejaron de funcionar”, comentó el especialista, que además subrayó que en el Centro Comercial Tamanaco, en Caracas, había dos agencias del Banco Mercantil, las cuales fueron cerradas.

“Desde hace seis años ha venido la banca saliendo de personal, sobre todo porque han incorporado nuevas plataformas digitales. De 18 mil empleados bajaron a 7 mil. En el período mencionado hubo una disminución de 18,43 por ciento. Es probable que ese porcentaje sea hoy mayor”, destacó.

Es bien sabido que la principal actividad bancaria es el crédito, pero en tiempos del régimen de Maduro el elevado encaje lo impidió, porque es extremadamente alto, ya que está por encima del 80% de los depósitos de los bancos y éstos tienen que presentar informes semanales sobre ese rubro y cuando no pueden cubrir esa obligación, deben llegar a acuerdos con el BCV.

Señaló que la misma situación económica no permite la solicitud de créditos y, prácticamente, desaparecieron las tarjetas de crédito, así como otras operaciones bancarias.

“El dólar viene siendo una moneda de refugio, porque quien tiene bolívares adquiere la divisa estadounidense porque es la más fuerte, aunque el gobierno tiene necesariamente que utilizar la moneda nacional de curso legal por ser el medio para sus pagos, como por ejemplo el de los sueldos, pensiones y bonos. Cuando hace este tipo de pago, sube el dólar y sigue cayendo el bolívar”, manifestó.

“Se estima que hay más de 500 millones de dólares en la calle y otros tantos en los bancos. Desde hace cierto tiempo, el Ejecutivo Nacional reconoció que el dólar ha sido la válvula de escape para la deteriorada economía venezolana”, refirió.

Por último, señaló que la banca venezolana aprendió de sus experiencias críticas y ha estado preparada para subsistir, motivo por el cual se mantiene activa sobre todo digitalmente y, además, está protegida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + dieciseis =