De nunca acabar

Editorial / Venezuela RED Informativa

Como ya es una tradición nacional, justo antes de cada charada electoral organizada entre la porquería del siglo XXI y sus compinches de la falsa oposición se organiza un templete de excarcelaciones y conmutaciones de “penas” sobre remesas de presos políticos.

Como ya es normal, el régimen, que detiene y procesa a docenas de hombres y mujeres pegados a la MUD, luego los da como vueltos, tras torturarlos y atormentarlos a su antojo.

Primero los veja y los expone. Los señala de los peores crímenes, que son justamente ellos mismos quienes los cometen a diario, para dar un clarísimo mensaje al país y al resto del mundo: el aparato de “justicia” en Venezuela está al servicio de las trácalas y de los más bajos intereses de los maleantes que administran este burdel.

Luego, los entrega como “vueltos” para dar la sensación de arreglo y de avance en la reinstitucionalización de la destruida Venezuela. Y todos contentos y fresquitos por dentro, escriben otro capítulo del cuento chino de las elecciones salvadoras.

Siempre es igual. Ya nadie se emociona más por la liberación de otro grupo nuevo de rehenes. Solo lo podemos apreciar en su dimensión humana y familiar. Solo son seres humanos que regresan a sus hogares, escapándose de las infamias mil veces recibidas de los torturadores que acompañan a estos sádicos que hacen las veces de gobernantes.

¡Siempre es igual! Muy pronto otros venezolanos tomarán el lugar de estos que acaban de salir. Muy pronto otros venezolanos volverán a ser usados como escudos humanos. Como “monedas de cambio” para otro nuevo episodio de esta tragicomedia subsahariana llamada Venezuela. Porque, “esto”, es el CUENTO DE NUNCA ACABAR.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + diecisiete =