De revoluciones y algo más

Rodolfo Zárate / Venezuela RED Informativa

Los políticos y los pañales deben ser cambiados, con frecuencia… Ambos, por la misma razón

George Bernard Shaw (1856-1950) Premio Nobel de Literatura

Una de las razones por la cual hay que argumentar desde varios puntos de vista la tragedia humanitaria venezolana es para procurar la objetividad. Entonces empezaremos hablando de la revolución que comenzó en el Reino Unido en 1648 en contra de Carlos I de Inglaterra (1600-1649) por su gobierno despótico fue destituido, detenido y ejecutado, esto provocó la disolución del parlamento, quedando el poder en manos de Oliver Cromwell quien implantó una dictadura en nombre del puritanismo religioso. Entonces ¿Qué se entiende por revolución? Es un cambio profundo con respecto a la situación anterior, o sea, una transformación de las estructuras societales pudiendo ser violento o no, pero con un denominador común en casi todas, una visión estatizadora de la sociedad.

En Venezuela está bien definida ya que unos pocos son ‘amos de todo‘, monopolizando cargos públicos, militares, judiciales además de los administrativos para su lucro personal y control poblacional; por otro lado, existen ‘los muchos‘ depauperados o menesterosos que viven de las sobras del poder, y dónde el principal delito es pensar, opinar, saber o querer ser libres con justicia y en paz. Por lo antes descrito es menester citar a John Locke (1632-1704) padre del liberalismo clásico quien dijo: “Para mi, el Estado es una sociedad de hombres constituida únicamente con el fin de adquirir, conservar y mejorar sus propios intereses civiles. Intereses civiles llamo a la vida, libertad, salud y prosperidad del cuerpo; y a la posesión de bienes externos, tales como dinero, tierra, casa, mobiliario y cosas semejantes” (Carta sobre la tolerancia). Totalmente opuesto a lo vivido en nuestro país en las últimas dos décadas ¿Por qué nuestros políticos no hablan en estos términos? ¿Por qué éstos narco-criminales solo destruyen? ¿Por qué no existen ofrecimientos concretos de parte de los políticos para salir de la crisis?

Seguimos con la revolución industrial comenzó Inglaterra a partir 1733 con un relojero llamado John Kay quien fabricó una máquina de tejer, pero se considera su inicio en 1769 con la máquina a vapor de James Watts que se acopló a los telares y a los husos. Se inicia en este país debido a varias razones entre las que destacan: el comercio muy desarrollado, una gran reserva de dinero, acumulación de saberes y conocimientos y mucha competitividad entre las empresas constituidas. Esto generó en los países desarrollados una espiral de crecimiento económico, la necesidad de acceder al conocimiento técnico, producción industrial a gran escala, incremento de la población debido a la caída de la tasa de mortalidad, la innovación e inventiva marcaron un factor decisivo en la competencia industrial, creación de nuevos mercados, entre otras características. Como aspecto negativo de esta revolución se considera el deterioro exponencial del ambiente.

Casi paralelamente se dio origen la revolución francesa con la huida de Luis XVI (1754-1793) hacia Austria en 1791, después es capturado, juzgado por traidor y sentenciado a la guillotina. Los jacobinos guiados por Maximilien Robespierre establecieron una auténtica dictadura empleando el terror y la represión con el Tribunal de Salvación Pública controlado por los jacobinos quienes enviaron a la guillotina a miles de franceses por cualquier sospecha de oposición a la República. ¿Les parece conocido? Aquí es el Tribunal Supremo de Justicia que abala las aberraciones jurídicas de los tiranos desde 1999. ¿Por qué sucede esto? En una entrevista al psiquiatra Franzel Delgado y publicada en las redes sociales extraigo la fórmula secreta para la dominación, cito: “El dinero es el más poderoso reforzador universal. Por eso el mantenimiento del apoyo al régimen y al líder se han basado, exitosamente, en la repartición de dinero. No es una locura: es manipulación de la conducta”, y me permito agregar, crea un compromiso de sumisión ante el que paga porque como dice el pregonero popular “el que paga siempre tiene la razón”.

Para extinguir cualquier duda es Ayn Rand en su libro “La Rebelión de Atlas” quien nos dice: “Cuando adviertas que para producir necesitas la autorización de quienes no producen nada; cuando compruebes que el dinero fluye hacia quienes trafican no con bienes sino con favores; cuando percibas que muchos se hacen ricos por el soborno y las influencias más que por el trabajo; y que las leyes no te protegen contra ellos, sino que por el contrario, son ellos los que están protegidos contra ti; cuando repares que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un sacrificio personal, entonces podrás afirmar sin temor a equivocarte que tu sociedad está condenada”. ¡Que tristeza o desgracia la nuestra! Solo me resta agregar tenemos un gran trabajo por delante, para revertir tal situación. Un detalle importante, ya que en política no existe el azar, es la frustrada acción de François Noël Babeuf (1760-1797) periodista francés quien encabezó la “conspiración de los iguales”, y fundamentó su pensamiento ideológico en la supresión de la propiedad privada, la nacionalización de la producción, la organización social del trabajo y la concepción de la revolución como guerra social entre ricos y pobres, este personaje es considerado uno de los precursores del socialismo, quien al ser descubierto fue ejecutado con todos sus colaboradores en mayo de 1797.

Una revolución que es poco estudiada y denota que deberíamos aprender es la propiciada por el emperador japonés Mutsu-Hito Meiji en 1868, quien obligó a los señores feudales a entregar sus tierras, transformándolas en provincias, estableció la enseñanza obligatoria y el servicio militar, orientó las industrias hacia la producción de seda y algodón al no disponer de grandes cantidades de hierro y carbón, envió a los jóvenes japoneses a educarse en universidades europeas y americanas, logrando conjugar la tradición japonesa con la modernidad global.   La revolución liberal rusa se inició en 1905 con muchas manifestaciones populares, obligando al Zar Nicolás a convocar la DUNA (Asamblea de Representantes), con la llegada de la Primera Guerra Mundial todo pasó a un segundo plano, antes de 1917 ya existían partidos políticos como el KDT (Partido Constitucional Demócrata), el Partido Menchevique de tendencia socialista y el de los Bolcheviques dirigidos por Vladímir Ilich Ulianov cuyo alias era Lenin. Después de la destitución del Zar, en plena guerra en 1917 KerensKi fue nombrado primer ministro de Rusia, pero asediado por los marxistas no pudo lograr una coalición y los Bolcheviques reclamaron el poder para los soviets y Lev Davídovic Bronstein cuyo alias es Lyev Trótskiy, (según muchos el mejor líder de la revolución) fue elegido como presidente del soviets, ese mismo año del 1917 Lenin inició una campaña con éxito que pedía la paz con Alemania y en 1922 es nombrado Lenin presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo, este es el inicio del comunismo.

El ‘algo más’ con el que titulamos, es parte del discurso del Doctor en Derecho Antonio Casanova González en la Universidad Católica Andrés que lo tituló “Fracasé” del 26 de mayo de 2021 y nos dice: “Tengan en cuenta que somos un país muy pobre, donde 96% de la gente está por debajo de esa línea y 79% en situación de necesidad extrema… Estoy consciente de que esta quiebra económica no es mía. El fracaso es de este país. De esta sociedad despedazada. Este sistema socialista es violento e inmoral. Siempre, empieza atacando a los ricos, continúa produciendo más pobres y termina quebrándolos a todos mediante la devaluación del dinero y la inflación”. No hay excusas para tomar la mejor decisión y ella es buscar por cualquier vía la salida de los narco-criminales del poder, pero con un plan de país para evitar caer en esta maldición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × dos =