¡Dinero!

Mascaritas / Venezuela RED Informativa

Pareciera que los yanquis vuelven a jugar con mucho interés en nuestro “asunto”. Están aumentado sus apuestas en nuestra mesa.  ¡Y eso es bueno! ¡Que no suelten el hueso, por favor! Míster Donald Trump y sus asesores de campaña seguramente habrán evaluado el “beneficio” electoral de un triunfo de la diplomacia norteamericana en la “solución” del enredo venezolano. De ser así, ¡estamos en la jugada!

¡En la de verdad! No en la de estos mentecatos y badulaques del Circo de Pulgas MUD, con sus estupideces de Barbados y sus juegos de modelos escolares de resolución de conflictos, empujados por los europeos.  No es fortuito que los ingleses les sacaran el culo con lo del Brexit. Llevan dos mil años jugando a las mil caras. Así, la porquería del siglo XXI finalmente se consigue frente a frente con los yanquis. Se miran a los ojos. Y se empiezan a mover las cartas.

Las monedas del “juego” deben ser múltiples y variadas. Desde el perdón de todos los pecados, hasta el compromiso de inviolabilidad de las enormes fortunas, bienes y activos que cientos de delincuentes de cuello blanco, han amasado a todo lo largo de 20 años de revolución. Porque en “esto” está metido hasta el gato. La Capilaridad Financiera de la honorable Europa debe estar obstruida, como wáter de baño de carretera. El NARCODUCTO creado, mejorado y en pleno funcionamiento a lo largo de todos estos años, debe estar a punto del colapso. Y de otras muchas áreas económicas del mundo más…

Hablamos del “producto” del saqueo de la mayor cantidad de dinero y recursos estratégicos llevado a cabo sobre un territorio, desde la época en que Hernán Cortez y Francisco Pizarro se robaron las riquezas de las culturas aztecas e incas en la América del siglo XVI. Solo que más rápido, más eficientemente y con las herramientas disponibles del siglo XXI.

¡Hay mucho en juego! ¡Esto, señores, se puede reducir a un tema de dinero!

Y, para eso, ¡nadie como el Tío Sam! Poder “ponerse” en un logro diplomático de tal magnitud, como sería la expulsión de la MAFIOCRACIA que regenta el burdel Venezuela sin disparar un solo tiro, es el sueño de un Departamento de Estado poco exitoso últimamente, en materia de arreglos mundiales…

Mientras que el loco de metra de Corea del Norte sigue jugando con sus misiles de medio alcance, rozándoles las cabezas a los japoneses. Los iraníes se siguen haciendo los desentendidos con las agresiones sobre los tanqueros de crudo, que son atacados “misteriosamente” desde sus costas en la mitad del Estrecho de Ormuz…

El Sr. Pompeo recorre el mundo entero y no logra asustar a nadie. Porque todos saben que, en tiempos electorales, el Águila Calva se mantiene en su nido. Por eso, de “darse” la cosa, acá todos ganaríamos. Hasta los coños de sus madres del siglo XXI podrían conseguir un lindo retiro en occidente, con todo y hasta mucha de la platica robada en tantos años.

Quizás y por eso es que los jugadores de esta nueva mesa, ahora hasta ponen en el centro del fieltro verde los “se busca” y los montos de las recompensas por la captura de los NARCOGOBERNANTES venezolanos.

Por eso, las posibilidades de hacer control de daños, por parte de las pulgas del Circo MUD, cada vez son más bajas. Lo importante, Adentro, es hacer Gobierno desde Afuera y con los Mejores. Apretar al gobierno ilegitimo y acompañar en la jugada a los norteamericanos. Ellos, los yanquis, son los únicos que han dado la cara por todos nosotros.

Acá ya no hay ni Cuba, ni cubanos, ni rusos ni mentecatos de la Franquicia MUD dentro del casino. Ni como relleno. Ni como animadores.

Lo que queda es hacer Gobierno, políticas y visión de futuro. Ya sabemos, si la “parada” se cae, se irán a las manos…Por eso, se prescinde de países que mucho ayudan, si poco estorban. ¡Favor NO joder!

Podemos pasar “esta” sin el Grupo de Lima, Míster Bolton y las buenas intenciones del Perú, Ecuador y de todos aquellos otros gobiernos “amigos”, que dicen estar “abrumados” por la avalancha de menesterosos Made In Venezuela, que les roban los maridos y les quitan los trabajos.   Para ellos, de la “cosa” funcionar, llegará un cañonazo de buenos dólares americanos, para que “toleren” el desbordamiento migratorio venezolano…

La Diáspora Venezolana, un horror para nosotros, se ha convertido en una fuente importante de divisas para muchos gobiernos y gobernantes “amigos”. A la final, como decía Don Francisco de Quevedo, “Poderoso Caballero, este Don Dinero”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: