Diputado indígena Romel Guzamana: “Guerrilleros Santrich y Márquez ordenaron a las Fanb de Maduro bombardear Apure”

Alexander Arredondo / Venezuela RED Informativa

Los disidentes de las FARC, Jesús Santrich e Iván Márquez, ordenaron a las Fuerzas Armadas de Maduro bombardear las zonas en conflicto de Apure para seguir controlando esta parte del territorio venezolano que es usada para tráfico de drogas, denunció este martes el presidente del legítimo Parlamento Amazónico, Romel Guzamana.

El diputado indígena aseguró que los terroristas colombianos tienen el aval y protección del régimen de Maduro, para operar impunemente en la región venezolana. “Iván Márquez y Jesús Santrich no firmaron el acuerdo de paz, y no lo harán porque saben que en Venezuela tienen protección. Santrich y Márquez le ordenaron a las Fuerzas Armadas venezolanas de Maduro que bombardearan la zona para que estos otros disidentes se fueran y quedaran las fuerzas terroristas de Márquez. Ellos se están disputando la droga que tiene en su poder alias Farley y ya sabemos que todo el aparataje está vinculado al cartel de Sinaloa con ayudas y acuerdos de Maduro”, denunció el parlamentario durante la sesión de la Asamblea Nacional.

Para Guzamana lo que ocurrió el 19 de marzo es reflejo de la guerra por el territorio que no ha sido tomada en cuenta por la dictadura criminal. “El sur es desatendido por el régimen y dejado en manos de asesinos y terroristas que utilizan el territorio para operar”.

El legislador lamentó que los ataques hayan cobrado la vida de familias campesinas e indígenas venezolanos. “Las Fuerzas Armadas en vez de ayudar, lo que hacen es masacrar a los propios venezolanos, creando un falso positivo que ofende a las familias de esa región”, agregó al precisar que actualmente se contabilizan 6.000 desplazados hacia Colombia por el conflicto armado.

El presidente del Parlamento Amazónico condenó que, durante los enfrentamientos, las fuerzas militares venezolanas sacaron de sus viviendas a las familias para saquear electrodomésticos y alimentos. “Se les llevaron televisores, neveras, aires acondicionados, comida, herramientas, además de la vida. Es una burla especialmente a esos campesinos trabajadores que siempre fueron hostigados por el propio régimen de Maduro”, expresó.

Guzamana insiste en que debe haber justicia para la familia masacrada, conformada por Luz Dey Remolina (ama de casa), Jeferson Uriel Ramírez (estudiante), Emilio Ramírez (agricultor) y Ehiner Yafran Anzola Villamizar (cuñado de Luz Dey), quienes aparecieron muertos en El Rupial luego de un procedimiento presuntamente realizado por funcionarios de las FAN de Maduro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 8 =