Distribución del CLAP cayó 78% entre febrero y noviembre de 2019

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

De acuerdo con un monitoreo de la ONG Ciudadanía en Acción, la distribución de las cajas CLAP se redujo de 11.600.000 a apenas 2.562.000 cajas.

En febrero de este año los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) realizaron una distribución de alimentos que no fue igualada en los meses posteriores. El estudio con muestra en 15 estados del país revela que los Clap pasaron de tener un alcance de 54,6 % en febrero a 35 % en noviembre, lo que se traduce en una disminución de 9.038.000 cajas durante ese periodo.

La ONG también compara la dieta histórica venezolana entre los años 1999-2014. En ese sentido, advierten que en febrero era de 36,73 kilogramos per cápita al mes, mientras que para noviembre de 2019 la cifra bajó a 15,56 kilogramos por persona al mes.

Los CLAP, un programa de subsidio de alimentos creado por el dictador Nicolás Maduro, ha estado envuelto en una trama de corrupción internacional. El empresario Alex Saab, uno de los mayores proveedores, está sancionado por Estados Unidos y es investigado en Colombia y México. Según la Asamblea Nacional (AN), los productos Clap han sido vendidos con sobreprecio lo que ha generado desfalco a la nación.

En septiembre Ciudadanía en Acción alertaba que varios artículos desaparecían de la caja, en especial los de contenido lipídico y el atún, que es el único rubro de proteína completa (o de origen animal).

Historia del CLAP

Los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) son comités de distribución de alimentos promovidos por el gobierno de Nicolás Maduro, en los cuales supuestamente las propias comunidades abastecen y distribuyen los alimentos prioritarios a través de una modalidad de entrega de productos casa por casa. La idea surge para hacer frente a la escasez de alimentos y la crisis económica del país. Los comités han estado sujetos a controversias por denuncias de corrupción, de uso político, de retrasos y de aumentos de precios sin previo aviso.

En junio de 2018, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos publicó un informe en el que consideraban que el programa CLAP no cumplía ciertas normas relativas al derecho a una alimentación adecuada, además se documentó la falta de contraloría en el programa y su uso como una herramienta para la propaganda política y el control social.

El 3 de abril de 2016, El tirano Nicolás Maduro anunció que a partir de ese día crearían a nivel nacional los Comités Locales de Abastecimiento y Producción: los CLAP. De acuerdo con el Artículo 2 del Decreto de Estado de Excepción y de Emergencia Económica publicado en la Gaceta Oficial 6227, los CLAP son los responsables de “la garantía, incluso mediante la intervención de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y los órganos de seguridad ciudadana […] de la correcta distribución y comercialización de alimentos y productos de primera necesidad”.

Además de esto, acorde con lo expresado en el artículo 9 de la Gaceta Oficial 6227, a los CLAP se les podrán «atribuir funciones de vigilancia y organización a los Comités Locales de Abastecimiento y Distribución (CLAP), a los Consejos Comunales y demás organizaciones de base del Poder Popular, conjuntamente con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, Policía Nacional Bolivariana, Cuerpos de Policía Estatal y Municipal, para mantener el orden público y garantizar la seguridad y soberanía en el país”

Para la conformación de un CLAP, las comunidades deben organizarse en torno a sus consejos comunales, elegir responsables y realizar un censo que precise la cantidad de familias que conviven en ese territorio. Con los datos recabados se contabiliza la cantidad de bolsas o cajas de alimentos necesarias para abastecer a todos los hogares y se hace la solicitud al ministerio de Alimentación, ente encargado de la distribución. Al llegar los productos, que son pagados a precios subsidiados, los responsables del CLAP los reparten por bolsas y hacen la entrega familia por familia.

Algunos de los productos son hechos en Venezuela. Sin embargo, la mayoría son importados de países como México, Argentina, Nicaragua, Guyana, Turquía, China, entre otros, los cuales son pagados por el gobierno venezolano en USD. Freddy Bernal, es el Coordinador Nacional de los CLAP.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: