Dos más dos

Editorial / Venezuela RED Informativa

DOS MÁS DOS siguen siendo cuatro. No hay más vueltas. La realidad es una y una sola. Todo lo demás pertenece a la dimensión de la imaginación, al invento, a la interpretación libre de la realidad, a la tergiversación o, finalmente, al portal de la mentira.

Matemáticas simples, matemáticas de pulpería. ¡Esas que no fallan!

La estrecha conexión entre Leopoldo López con Leopoldo Martínez Nucete resulta fundamental para la correcta comprensión de los más altos intereses de la República Bolivariana de Venezuela, y para el desenvolvimiento en su más inmediato futuro.

Acá no hay nada nuevo. Martínez Nucete, operador del Partido Demócrata al más alto nivel, cuadro duro durante la campaña presidencial Biden/Harris es venezolano y norteamericano. Por sus talentos, sobre todo aquellos demostrados durante sus funciones de gobierno en el estado de Virginia, es reconocido con un importante nombramiento como director dentro del Banco Interamericano de Desarrollo, como representante de Washington. Eso nos llena de orgullo a todos los venezolanos.

Muchos queremos confiar que, disponiendo de tan poderosas conexiones, deberá ser consultado para el otorgamiento de créditos y transferencias, programas y proyectos de recuperación dirigidos a nuestro destartalado país. No se puede olvidar que el BID es un FMI chiquito, solo que sin el Banco Mundial como herramienta de financiamiento.

De manera que en esta nueva era que se abre para nuestro país de “Maduro 100×100”, tener en cartera a otro seguro aliado de negocios para la patria es la mejor de las noticias. Ahora contamos con las manos protectoras de Martínez Nucete.

Estamos convencidos que es un caso irrepetible: el oscuro asunto que informa el reporte de la USAID sobre los enormes recursos drenados y desaparecidos con destino a Venezuela, con Martínez Nucete amparando al país, ni por asomo se llegaría a producir otra vez.

Un hombre como Martínez Nucete, que en su momento fue nombrado como el representante de la economía y de las finanzas públicas para el brevísimo gobierno de Carmona Estanga, sabrá lucirse otra vez.

¡Éxito paisano!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis − cinco =