Economista Rodríguez: “Caída de precios petroleros ya cuesta a Venezuela una pérdida de US$ 9.000 millones”

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

La caída de los precios petroleros ya está costando al estado venezolano una pérdida de ingresos de alrededor de Us$9.000 millones, según el cálculo del economista Francisco Rodríguez.

En su cuenta de la red social Twitter, el ahora director de la ONG Petróleo por Alimentos, destaca que “Venezuela ya de por sí estaba vendiendo una buena parte de su petróleo a un alto descuento debido a la poca disposición de compradores por contratar envíos a Pdvsa dadas las sanciones. Ahora se hará aún más difícil conseguir compradores”.

Este lunes 9 de marzo, la Agencia Internacional de Energía proyectó la primera caída de la demanda internacional de hidrocarburos en 11 años, una noticia que ha sacudido los mercados financieros, junto con la disposición de Arabia Saudita de producir más de 10 millones de barriles por día, como fórmula para forzar un acuerdo de recorte de producción, al que, por ahora, Rusia, otro de los grandes productores globales de crudo, se niega.

“Esta caída de ingresos tendrá un fuerte efecto contractivo sobre la economía venezolana. Las exportaciones difícilmente llegarán a USD 10 millardos, el 10% de su nivel hace siete años. La caída del PIB volverá a estar en el orden del 20%», anuncia Rodríguez.

Más aún, en su hilo de Twitter sobre la crisis petrolera y su impacto en Venezuela, Rodríguez apunta que «la contracción puede incluso ser mayor dado el riesgo de mayores sanciones secundarias y un posible bloqueo naval. Ya las refinerías de la India han cancelado contratos de compra de crudo como resultado de la nueva presión estadounidense».

Además, el economista insistió en «el llamado a buscar acuerdos básicos entre las partes para proteger a los venezolanos de este aterrador escenario. Está claro que es improbable que el conflicto político halle una pronta resolución. Los venezolanos no deben pagar el costo de ese impasse».

Y agrega que el desplome de los precios del petróleo se suma a un entorno externo que ya era muy complicado para la economía venezolana. La caída acumulada en lo que va de año le costará al país aproximadamente USD 9 millardos en ingresos petroleros.

Por su parte, el economista Luis Oliveros, también en Twitter, pronosticó que “el periodo especial venezolano continuará, con un conflicto político que se alarga (y es) inédito en la región, al igual que la crisis económica y el problema humanitario. No se ve arreglo en el horizonte, mientras la población seguirá sufriendo”.

Sin embargo, Oliveros señala que el impacto contractivo del colapso de precios del petróleo no tendría un efecto muy grande en el deterioro de la economía, porque no es con divisas del Estado que se está alimentando la escasa actividad que se registra en el país.

“Los problemas petroleros de Venezuela no paran, ya que para abril se esperan noticias no muy positivas sobre la continuidad de Chevron en el país. Todo esto, que complica el ya golpeado escenario económico, no es garantía de cambio político, pero sí de más problemas sociales.”, apunta el economista especializado en materia petrolera.

“Esta caída (de precios petroleros), potencia la disminución del ingreso que Venezuela estaba recibiendo por las exportaciones petroleras, las cuales no solo son pocas (bd), sino que también se estaban haciendo con importantes descuentos de precios (gracias a las sanciones)”, escribe Oliveros.

No se tiene claro cuánto descuento está ofreciendo Pdvsa por su crudo mezclado, del cual está produciendo efectivamente alrededor de 730.000 barriles por día, pero algunas fuentes de la industria señalan que el sacrificio está en aproximadamente un 30% del valor por barril, sin tener en cuenta el detalle de los costos que implica el hecho de que la petrolera estatal no esté manejando directamente la comercialización de los volúmenes exportados.

‘Los bodegones no reciben ´cadivi´. Obviamente el principal afectado será el gobierno y sus importaciones (sobre todo los productos de la caja CLAP), pero por otra parte el precio de los combustibles (otra importación fuerte) también estarían bajando por la caída del petróleo”, pone en claro Luis Oliveros.

Va quedando claro que la crisis internacional del mercado petrolero pone un peso adicional a un escenario ya precario, que obliga a revisar los pronósticos de comportamiento del PIB, aunque todavía no está claro cuál sería la profundidad de la guerra de precios desatada por Arabia Saudita, en su intento de hacer notar su poder de mercado.

Moody´s y Goldman Sachs advierten que los precios internacionales del crudo podrían caer a niveles de entre US$20 y US$30 dólares por barril, equiparables a las cotizaciones de hace 20 años.

Lo cierto es que el consumo mundial de petróleo ahora depende más de China, India y otros países de Asia, ya que Estados Unidos ha reducido de manera muy relevante su dependencia de crudo importado, con una producción propia de más de 11 millones de barriles diarios de petróleo de lutitas, de manera que un beligerante Donald Trump puede ver esta crisis con cierta tranquilidad, aunque impacta lógicamente a los productores estadounidenses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + siete =