El “Caso Cúcuta” debilita liderazgo de Juan Guaidó

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

Es indiscutible que el “Caso Cúcuta” causó un fuerte impacto en la oposición venezolana luego de la publicación de lo sucedido en la frontera de Venezuela en el diario digital Panam Post, que explicó detalladamente la malversación de fondos de algunos delegados y del mismo partido Voluntad Popular, al cual pertenece el Presidente Interino de Venezuela y presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó.

Los recursos considerables y que fueron “volados” como si fuesen Mary Popins, estaban destinados para atender la situación de los militares venezolanos que ¡SE LAS JUGARON! y cruzaron la frontera a territorio colombiano en busca de refugio y de protección de su integridad física.

La delicada situación de los militares, que fueron prácticamente abandonados a su suerte en Cúcuta, hizo eco dentro de las Fuerzas Armadas del país, y luego algunos se preguntan qué fue lo que sucedió el 30 de abril 2019. Y este fue uno de los grandes errores que cometió Juan Guaidó, luego de haber capitalizado la simpatía de un fuerte sector de las Fuerzas Armadas Nacionales que pudo haberse rebelado, pero como se ha dicho siempre: “No se puede recoger la leche derramada”.

Lo vivido y lo que han enfrentado en Colombia los desmoralizó. Y a medida que se va profundizando en este complejo asunto, “EL CASO DE CÚCUTA”, nos hacemos muchas preguntas, por ejemplo, si en este espinoso asunto del mal manejo de los fondos destinados a los centenares de militares y policías de la PNB refugiados en Cúcuta los únicos involucrados son Kevin Rojas y Rossana Barrera.

Se dice, que está previsto que los militares venezolanos que están en Colombia ofrezcan una rueda de prensa y le exigirán una respuesta EN PERSONA a Juan Guaidó ante los desvíos de fondos que debían ser destinados para atenderlos, luego de que arriesgaron sus vidas para respaldarlo.

Esperan información clara del lugar dónde se encontrarían Rossana Barrera y Kevin Rojas, así como el general Yánez. Los militares ya no quieren enviados especiales, quieren que el propio Juan Guaido les responda en persona sobre este escándalo.

Incluso piden que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, les ayude a encontrar salidas para el estado de casi total abandono en el que fueron dejados luego de que el 23 de febrero atendieron al llamado del Presidente Interino Juan Guaidó. Expresaron, que fueron los primeros en darse cuenta que las cosas estaban “mal” en Cúcuta y en distintas oportunidades no tuvieron eco en sus denuncias y preocupaciones. Muchos perdieron sus carreras y expusieron a sus familiares a la brutal persecución del Gobierno de Maduro y de Diosdado Cabello.

Y tampoco es mentira que hubo algunos infiltrados del Gobierno, que solo buscaban dinero, como lo dijo en un momento un allegado de Juan Guaidó, que pidió no se dijera su nombre, pero NO es la realidad de la mayoría. Concluimos: ¡Ya sabemos una de las razones del gran fracaso de los hechos del 30 de abril en las cercanías de la Base Aérea de La Carlota!, cuando miles de venezolanos creíamos que era el final de la dictadura de Nicolás Maduro y de Diosdado.

Juan Guaidó dijo por Twitter el 24 de febrero 2019: “Los venezolanos reconocemos la valentía y espíritu patriota de los más de 160 soldados y policías que el 23 de febrero se pusieron del lado de la Constitución”. Volvemos a preguntar: ¿Y ENTONCES QUE PASÓ?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: