El colmo de la ridiculez de la dictadura: Segundo gran apagón de Venezuela es culpa de los marcianos

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

Las burlas del Gobierno, por intermedio de su Ministro de ¡Propaganda y de Mentiras increíbles! como lo es el siquiatra “loco por conveniencia”, Jorge Rodríguez, con respecto al gran apagón de ¡nuevo!, en Caracas y 17 Estados de Venezuela por más de 14 horas y otras siguen sin luz, luego de 4 meses y 15 días en que el país estuvo paralizado totalmente por varios días, además SIN AGUA, al decir que lo sucedido desde las 4:45 de la tarde de este lunes 22 de julio fue un “ataque electromagnético” a la principal hidroeléctrica del país.

“Los primeros indicios recibidos de la investigación (…) orientan a la existencia de un ataque de carácter electromagnético que buscó afectar el sistema de generación hidroeléctrica de Guayana, principal proveedor de este servicio en el país”, dijo el ministro al canal estatal VTV, canal según el cual en Venezuela todo es perfecto y lo que suceda es culpa de la oposición, de Guaidó y del Gobierno malvado de Donald Trump.

Escuchar a Jorge Rodríguez, es tirar los zapatos para el techo y optar o morirnos de la risa o nombrarle ¡la madre! a todo el gobierno y al Alto Mando Militar, por creer que el pueblo venezolano en su totalidad es IMBÉCIL. Solamente le creen, sus seguidores más radicales y “estupidizados” ÑANGAROSOS, que no sobrepasan en el país a un 10 por ciento.

A medida, que escuchábamos por el espantoso canal 8 (del Gobierno) las fantasiosas explicaciones del siquiatra ¡loco por conveniencia! de la Dictadura del Socialismo del Siglo XXI de la “poechita Venezuela”, le caíamos a cachetadas imaginarias a la televisión, mientras nos moríamos del calor, porque tampoco a esta hora que escribimos esta nota NO TENEMOS AGUA ni para cocinar unos espaguetis sin nada, porque los tomates están en 15 mil bolívares el kilo (1 dólar con 30 centavos) en donde el salario mínimo o las pensiones al mes es de Bs. 40.000 (menos de 4 dólares).

El Gobierno, explicó Rodríguez, ha activado protocolos de “protección y seguridad que nos permiten afirmar que estamos en el proceso de reconexión para restituir el servicio de energía eléctrica en el menor lapso posible”. Además, informó el ministro de” Propaganda y de las Mentiras fantasiosas” de los planes de contingencia para el suministro de agua potable, que es interrumpido cada vez que ocurre un apagón; para la prestación del servicio de transporte público; para mantener el funcionamiento en los hospitales y para reforzar la seguridad en las calles con más vigilancia.

El pronunciamiento del Gobierno se produjo dos horas y media después de ocurrida la interrupción de la energía eléctrica el 22 de julio y no precisaban la cantidad de estados afectados, aunque medios locales aseguraban que 17 de las 24 entidades federales estuvieron a oscuras. En marzo pasado, Venezuela acumuló 11 días a oscuras luego de dos mega apagones que paralizaron el país y por los que el Gobierno de Nicolás Maduro responsabilizó a Juan Guaidó, a la oposición y al Gobierno de Donald Trump.

Estos fallos dejaron pérdidas superiores a los 100 millones de dólares, según estimaciones de empresarios. La oposición, por su parte, asegura que la corrupción en el Ministerio de Energía Eléctrica y malos manejos de miles de millones de dólares destinados al sector son los responsables de la crisis actual. Millones de venezolanos volvieron ayer a vivir una noche de absoluta oscuridad debido a un apagón que ha afectado a casi todo el país sin que, hasta ahora la estatal CORPOELEC, que controla el servicio, ofrezca explicaciones ¡lógicas! al respecto.

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional y presidente (interino) de Venezuela, Juan Guaidó, responsabilizó al Ejecutivo por el “fracaso” en la administración de la electricidad, un área que está controlada por militares desde hace una década, cuando los apagones empezaron a hacerse frecuentes en el país. “Intentaron esconder la tragedia con racionamientos en todo el país, pero el fracaso es evidente, destruyeron el sistema eléctrico y no tienen respuestas”, apuntó Guaidó vía Twitter.

El país con las mayores reservas probadas de petróleo no registraba un apagón de esta magnitud desde el pasado jueves 7 marzo, aunque los fallos del servicio se registran a diario en varias regiones, sobre todo en los estados del oeste y en las zonas fronterizas.

Una vez más, la falta de luz ha traído consigo problemas como la caída de la telefonía móvil, la interrupción en el suministro de agua potable, la paralización de transacciones comerciales muchos comercios y la desconexión del internet que, según estimaciones, llegó a 94 %. En el caso de Caracas, al no haber electricidad se suspendieron nuevamente las operaciones del Metro, razón por la que decenas de miles de usuarios se vieron obligados a salir de las estaciones y caminar largas distancias en calles y avenidas abarrotadas. Mientras tanto, otros miles de caraqueños intentaron subirse a las pocas unidades de transporte público terrestre que estuvieron operativas y que también circulan con el doble de su capacidad a cuestas.

En marzo pasado, Venezuela acumuló 11 días a oscuras luego de dos mega apagones que paralizaron el país y por los que el Gobierno de Nicolás Maduro responsabilizó a la oposición local y a la Administración estadounidense de Donald Trump. Estos fallos dejaron pérdidas superiores a los 100 millones de dólares, según estimaciones de empresarios. Por su parte, el jefe de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, responsabilizó a la oposición del nuevo apagón y, en una transmisión de la televisora estatal, dijo que gran parte del país se vio afectado por la falla eléctrica.

Ante la paralización del servicio de metro capitalino, cientos de personas tuvieron que lanzarse a las calles. A su vez, la falta de funcionamiento de los semáforos provocó congestionamiento de vehículos. “Esto me parece horrible. Esto es un desastre”, afirmó Reny Blanco, una educadora de 48 años, mientras caminaba junto a cientos de personas por una acera de una avenida del este de la capital.

Blanco atribuyó la nueva falla eléctrica “al descuido del gobierno y la falta de inversión”.

Juan Guaidó invitó a sus seguidores a salir el martes 23 de julio a las calles de todo el país para protestar por lo que consideró un “desastre”. Pero en verdad, que la asistencia no podía tener mucho eco, porque ante un país sin transporte, sin agua y comiendo bien mal ¡ya no hay muchas fuerzas para ir a marchas que NO sean cerca de dónde la gente vive. El ingeniero eléctrico Miguel Lara atribuyó la falla a que Corpoelec está operando el sistema eléctrico en condiciones de “riesgo límite”. En su cuenta de Twitter explicó que, ante esa situación, cualquier contingencia o eventos menores derivan en un apagón nacional.

Desde hace varios años Venezuela, ha enfrentado varias crisis eléctricas que las autoridades chavistas, han atribuido a complots y acciones de sabotaje. Analistas y opositores sostienen que las fallas son consecuencia de la falta de mantenimiento de los equipos, poca formación del personal y presuntas irregularidades en las adquisiciones de plantas y generadores en los últimos años. “Ya es hora que esta gente se vaya”, dijo José López, un vendedor de 52 años. “Ya tenemos tiempo con esto, de marzo, y no lo solucionan nada”.

El 7 de marzo se registró el que hasta ahora ha sido el peor apagón en la historia venezolana, que se prolongó cuatro días a nivel nacional. Aquellas fallas no sólo provocaron interrupciones en las comunicaciones, internet y telefonía, sino también problemas en el suministro de agua. El régimen de Maduro denunció en ese momento que los cortes de energía se debían a supuestos “ataques electromagnéticos” y “cibernéticos” dirigidos por Estados Unidos, o hasta a un ataque con arma de fuego a una instalación eléctrica perpetrado presuntamente por políticos locales de oposición: ¡Las mentiras novelescas de esta dictadura, tienen patas cortas y la gente se burla a calzón quitao!

En contraste, los expertos sostienen que las fallas repetitivas son consecuencia de una administración corrupta e incapaz que se traduce en la falta de mantenimiento del sistema eléctrico nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =