“El Coqui” dio “ofrenda de paz” por balacera en Cota 905: Ajustició a 4 delincuentes de su banda a los que responsabilizó de los hechos

Alexander Arredondo / Venezuela RED Informativa

Cuatro delincuentes fueron hallados en el túnel La Planicie, en Caracas, presuntamente asesinados por los mismos hampones de la banda de Carlos Luis Revette, alias “El Coqui”, como «ofrenda de paz», durante el intercambio de disparos de este viernes en la Cota 905.

Al parecer los pistoleros intentaron tomar por asalto el cuartel de la Guardia Nacional (GN) en El Paraíso. Se generó un enfrentamiento y se prohibió el acceso de civiles en la autopista Norte Sur.

De hecho, decenas de vehículos quedaron atrapados dentro del túnel El Paraíso, refugiándose de las balas que eran disparadas por los delincuentes.

El periodista Román Camacho informó que la banda de la Cota 905, al no poder cumplir su cometido, asesinó a cuatro de sus miembros y dejaron los cadáveres en un basurero como «ofrenda de paz».

Caracas quedó ayer paralizada en su zona sur-oeste, cuando los criminales a punta de balazos de alto calibre impidieron que los ciudadanos se movilizaran por esas vías, siendo establecido un toque de queda de facto por el hampa. Ni Nicolás Maduro ni ninguno de sus personeros han dado su versión de los hechos y mucho menos han ofrecido aplicar el peso de la ley a las bandas que en verdad se han hecho cada vez más poderosas (sin rubor de demostrarlo), al amparo de un régimen que constantemente negocia en favor de los forajidos y en detrimento de la ciudadanía a la cual debería proteger. Repetidamente los analistas políticos han afirmado que existen lazos entre el régimen y el hampa, y al observar la inexistencia de acciones contundentes de parte de los cuerpos de seguridad del Estado, que además se ven realmente superados por la artillería de estos delincuentes, no queda más remedio que aceptar que se ha hecho demasiado evidente tal complicidad… Los venezolanos están a merced del hampa y del régimen de Maduro, ¿cuál será más letal?

Mientras, un poderoso entre poderosos, como lo es “El Coqui”, para que los señores del “gobierno” se queden tranquilos y ni se molesten en entrar a la Cota 905, hace una “ofrenda de paz”, es decir, hacer creer que los cuatro delincuentes, salidos de la misma alcantarilla que él, fueron los que ocasionaron la eterna balacera de ayer en la tarde, y por eso ordena darlos de baja. Su razonamiento no puede ser más primitivo: Al él aplicar justicia (desde las alturas donde está encumbrado), todo asunto en contra de su banda queda zanjado. Quizás tales códigos malandros sean entendidos por el régimen de Maduro (en particular por la destemplada Iris Varela), pero las preguntas que se hacen los ciudadanos son muy evidentes: ¿Esto se queda así? ¿La sangrienta “ofrenda de paz” del “Coqui” será realmente suficiente para perdonarle el infierno que desató porque quería las baterías antiaéreas que la GNB desplegó en El Paraíso (por cierto, suministradas por otros ángeles, como son los hermanos iraníes)? En esta oportunidad, Maduro, como el cabecilla del “otro” gobierno que tiene Caracas tiene la palabra…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × tres =