El islam siempre ha sido radical

César Guillén Citterio / Venezuela RED Informativa

Diálogo entre nosotros, la gente común

Aparte del problema entre palestinos e israelíes, que desde el 1948, ocupa el centro de la atención, hay que entender que todavía en el 1920 y a pesar de su historia milenaria, el medio oriente (Ni judíos, ni árabes) tenían una identidad como países, solo como pueblos. Eran regiones sin delimitar, bajo el gobierno de patriarcas nómadas, con un afianzado concepto religioso, familiar y tribal, pero no eran naciones formalmente establecidas tal como se conoce en el mundo occidental. Otro error que se comete.

HACHEMITAS: Tribu originaria de Mahoma, subsisten sólo en Jordania, un país creado por los ingleses. Desde el siglo X, los hachemitas ostentan el cargo de “Sheriff”, custodios de las ciudades santas de La Meca y Medina. los OMEYAS: Tribu rival de la de Mahoma en el control del estado islámico y fue quienes esparcieron el Islam por todo el Asia, el oriente medio, norte de áfrica, España y el sur de Francia. ABASIDAS: Fue la tribu que sustituyó a los OMEYAS en el imperio Árabe y se decían sucesores de los Hachemitas.

Los árabes siempre han albergado resentimiento y desconfianza del mundo occidental, incluyendo a los rusos. Se sintieron engañados cuando en 1914 se le pidió a cambio de su independencia que se alzaran contra “el califato de la sublime puerta” (Imperio Turco). Esa promesa fue incumplida en 1918, ya que terminada la guerra, los ingleses ocuparon Irak y Palestina y los franceses Siria y Líbano. En 1991, se les volvió a mentir al prometerles el reconocimiento de Palestina si se unían contra Saddam Hussein.

El resentimiento contra Inglaterra, que fundó países (Qatar, Irak, Jordania, Kuwait, Bahréin, etc.) con reyezuelos fieles a la corona británica, persiste todavía. Después de la segunda guerra mundial, Inglaterra y Francia quedaron debilitadas en la región. Estados Unidos ofreció protección a los Árabes Sauditas a cambio de la explotación conjunta del petróleo y de allí los países árabes bajo un fuerte nacionalismo religioso y la incipiente riqueza petrolera, afianzaron su independencia ante el mundo.

En el siglo 18, se gestó un movimiento por la unificación (El Wahabismo) Una lucha por la unidad árabe contra los musulmanes chiitas iraníes y los turcos. Este movimiento “hermandad musulmana” es el precursor del radicalismo con los principios del Corán del año 700. El nacionalismo árabe moderno tiene como precursor al egipcio Nasser, los Assad Sirios, el antiguo Sha de Irán, Hussein y Kadaffi. Estos no eran fanáticos, sino típicos modelos del radicalismo feroz y tradicional de los pueblos árabes musulmanes.

Bajo la guerra fría, la región además de sus problemas se vio influida por el comunismo soviético y el capitalismo de USA. Ambos siguen en la región, uno por el petróleo y el otro por la venta de armas. Líderes musulmanes señalan que el terrorismo no tiene que ver con la religión y otros lo justifican por la inestabilidad que se creó con la salida de Hussein en Irak, la de Gadafi en Libia y la producida por la “primavera Árabe”. Los hechos demuestran lo contrario.

No existe ninguna fuerza retrógrada más fuerte en el mundo que el Islam, su demencial fanatismo no tiene freno moral

FEDEPETROL CARABOBO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + doce =