El magnicidio en Haití es prioritariamente un hecho político

Pablo Marcial Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa

Tras la detención del Jefe de Seguridad del Palacio Presidencial de Haití, Dimitri Hérad, como consecuencia del magnicidio contra el presidente Jovenel Moise, asesinado el siete de julio, reiteramos que en efecto había que preguntarse qué pasó con la Guardia Presidencial del Palacio de Haití.

En Venezuela Red Informativa, donde de forma exclusiva recibimos las declaraciones de la Presidenta del Tribunal Supremo de ese país, acerca de la necesidad de detener al hoy occiso, porque estaba violentando el tránsito democrático en esa nación, reitero algunas preguntas y resumo que en mi criterio, este crimen es estrictamente de naturaleza política.

Es un crimen político, porque se trata del magnicidio de un Presidente, no busquemos a Dios por los rincones. Muchos medios y periodistas, le han tratado de dar una respuesta policial, que la tiene pero en principio este es un hecho con unas características especiales, por encima de cualquier otro crimen, porque se trata de un Jefe de Estado y eso tiene una relevancia política.

En Haití estaba prevista una elección, que se iba a celebrar en dos meses y el occiso, el día del atentado convocó un referéndum  obstaculizando el proceso eleccionario, allí obviamente hubo un conflicto de intereses políticos.

Según el documento que llegó a la mesa de redacción de Venezuela Red Informativa, emitido por la Presidenta del Tribunal Supremo de Justicia de ese país, existía una orden de detención y había un cuerpo policial dispuesto a detenerlo, pero alguien jugó adelantado y se produjo el crimen.

La pregunta sigue siendo: ¿A quién beneficia el hecho?

¿A la presidenta del TSJ?

-No, la decisión de la Magistrada era retenerlo, porque estaba obstaculizando la marcha democrática e institucional del país.

¿A qué otro factor le interesaba eliminar al Primer Mandatario?

-Obviamente, al Primer Ministro, tanto que todo está normal en ese país, mientras que él está al mando de la nación.

Siguen existiendo factores internacionales relacionados con el hecho, así como un conjunto de variables policiales que deben ser investigadas, pero no debemos subestimar la naturaleza política de este crimen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cuatro =