El usurpador y su vicepresidente

Pablo Marcial Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa

Nicolás Maduro no es el Presidente de Venezuela, es un tirano usurpador, Juan Guaidó tampoco  llega a Presidente interino, es el vicepresidente del régimen venezolano, toda vez que alimenta permanentes diálogos preacordados, para sostener el piso de la dictadura madurista.

Guaidó es sólo un corrupto porque la Asamblea Nacional, que fue electa en 2015 y de la que fue Presidente, murió en el 2020 y fue sustituida por un ilegítimo mamotreto legislativo.

En consecuencia, la directiva de los Poderes Públicos que fue designada por esta Asamblea írrita, es igualmente ilegítima.

Venezuela como República no existe, su Estado es fallido y forajido, además de narcoterrorista, según pruebas y acusaciones del concierto internacional de un conjunto de países republicanos y democráticos, que así le califican.

Maduro, aunque lo disimule enfrenta  acusaciones graves ante la Corte Penal Internacional por delitos de lesa humanidad, que no prescriben, pero mientras vienen por él, hace dúo con  Guaidó quien tiene más de dos años franquiciado por este régimen usurpador, socialista y comunista.

Esta dupla mercantiliza la miseria y la pésima calidad de vida de las familias venezolanas, entre las cuales según las encuestas el 96.2% vive en pobreza y el 76.6% alcanza la pobreza extrema.

Casi 7 millones de venezolanos conforman la diáspora que en estampida, ha huido desesperadamente de las precarias condiciones en las que el chavismo ha obligado a vivir al pueblo venezolano, mientras politiqueros de oficio y holgazanes que han despilfarrado el erario público, viven como reyes.

Tras degustar por ejemplo, un caviar y vino mayor de edad, los jerarcas bolivarianos piden desde lujosas residencias, al hambreado pueblo venezolano que salga a votar por la revolución bonita.

Al mejor estilo de trúhanes y farsantes, hablan de elecciones transparentes con un organismo electoral en el que el chavismo incluyó dos rectores de esa falsa oposición que baila ese mismo son, trabajan para otro carnaval electoral.

Se avizora después de ese show electorero, el nuevo experimento de control para el régimen con la ley de las comunas, por eso fue que Maduro ofreció eliminar la figura de los Protectores en los distintos estados de Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =