Elliot Abrams a Biden: Levante sanciones al petróleo venezolano solo si Maduro deja entrar al Programa Mundial de Alimentos

Úrsula Montenegro / Venezuela RED Informativa

Este jueves el representante especial del Departamento de Estado para Venezuela durante la Administración del expresidente Donald Trump, Elliott Abrams, sugirió al presidente Joe Biden el condicionamiento para el cese de las sanciones contra la industria petrolera, a cambio de que el régimen chavista permita el acceso del Programa Mundial de Alimentos a Venezuela.

Abrams se dirigió a Biden en un extenso artículo en que explica el procedimiento que le sugiere al presidente para gestionar las sanciones que pesan sobre la industria petrolera venezolana bajo el mando de Nicolas Maduro.

A continuación el artículo publicado por Abrams:

Como parte de las amplias sanciones económicas contra el régimen de Maduro en Venezuela y especialmente el sector petrolero, la administración Trump prohibió los canjes de petróleo crudo venezolano por gasolina y diesel.

Ha habido un debate sobre este paso. El argumento humanitario en contra de prohibir los intercambios de diésel era simple: los camiones que usan diésel son fundamentales en el sector alimentario y agrícola, por lo que la escasez de diésel eventualmente afectará el suministro de alimentos. ¿Por qué se prevé una escasez de diésel? El régimen de Maduro, a través de la corrupción y la incompetencia, ha destruido el sector petrolero de Venezuela, incluida su capacidad de refinación. El país tiene una capacidad de refinación de alrededor de 1,3 millones de barriles por día, pero en realidad está refinando como máximo el 10% de esa cantidad.

Hasta ahora, es difícil demostrar que la exclusión de los intercambios de diésel (y los de gasolina) haya provocado escasez, pero los defensores de permitir los intercambios de diésel sugieren que se avecina una escasez real. Vale la pena señalar que el régimen de Maduro le da miles de barriles de diésel por día a Cuba, lo que sugiere que el producto todavía está disponible en Venezuela.

El argumento humanitario es que muchos venezolanos ya tienen hambre, por lo que no debemos hacer nada que pueda interferir con el suministro de alimentos, se topa con un hecho crudo: muchos venezolanos tienen hambre, pero el régimen cruel se niega a permitir que el Programa Mundial de Alimentos (PMA) opere allí.

¿Por qué no? Sencillo. El régimen utiliza el acceso a los alimentos como arma de control social y político, por ejemplo, exigiendo a los ciudadanos que buscan alimentos que muestren su carnet de miembro del partido gobernante para obtenerlos.

Considere esto del informe de julio de 2019 de OCHCR, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, sobre Venezuela:

El Gobierno no ha demostrado que haya utilizado todos los recursos a su disposición para garantizar la realización progresiva del derecho a la alimentación, ni que haya buscado sin éxito asistencia internacional para abordar las lagunas… El 13 de mayo de 2016, el Gobierno declaró “estado de excepción y emergencia económica” y creó los Comités Locales de Abastecimiento y Distribución de Alimentos (CLAP) como parte de la estructura local de “consejos comunitarios”…. El ACNUDH recibió relatos de personas que a pesar de no tener un acceso adecuado a los alimentos, no fueron incluidas en las listas de distribución de las casillas CLAP porque no eran partidarios del Gobierno… La lista de beneficiarios de estos programas [sociales] es administrada por las estructuras locales de los partidos gobernantes, frente a las instituciones gubernamentales. Los entrevistados informaron que miembros de estas estructuras locales monitorean la actividad política de los beneficiarios… A medida que se profundiza la crisis económica, las autoridades comenzaron a utilizar los programas sociales de manera discriminatoria, por motivos políticos, y como instrumento de control social…

Mientras los venezolanos pasan hambre, el régimen ha bloqueado al PMA porque los principios del PMA (neutralidad política, distribución de alimentos en función de la necesidad) socavarían el uso de alimentos como arma por parte del régimen.

Hoy hay serios esfuerzos para negociar la entrada del PMA en Venezuela. Y eso nos da una respuesta a la pregunta sobre el cambio de diésel. La administración de Biden debería condicionar el permiso de canje de diesel al permiso para que el PMA trabaje en Venezuela. Es lógico: si los intercambios de diésel están destinados a ayudar a la situación alimentaria, exijamos que el régimen permita una ayuda seria y directa a los venezolanos que la necesitan. No permitamos que el brutal régimen de Maduro derrame lágrimas de cocodrilo sobre el diésel mientras continúa bloqueando al PMA. De esa forma, los verdaderos beneficiarios serán el pueblo de Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + tres =