¡Ellos son así!

Editorial / Venezuela RED Informativa

La verdad es que no se entiende a los mamarrachos de la oposición electoral en Venezuela. Y no porque sean ni autistas ni oligofrénicos. Solo llegan a ignorantes temerarios; la ecuación sintomática que se presenta siempre entre los cretinos.

Por eso, alguien debe mandar a callar a Daniel Ceballos. Cuando le da por “disparatear” sobre la historia contemporánea de Venezuela, da pena ajena.

El mismo favor le sale a la muchacha de servicio que, por cuatros años ininterrumpidos, le ha servido el cafecito negro de las tardes con pancito dulce al protector de Táchira, Freddy Bernal. Haciéndole creer a la gente que ella es la gobernadora del Estado.

O a David Uzcátegui y al resto de la cuerdita Belmont de Miranda. Estos están aún peor: tienen las santas bolas de proponer unas “internas”/inter-oposición, para jugar a las candidaturas únicas de mentiritas con el gobierno.

Todos ellos, y muchos más, se mueven como caimanes en el charco del chavismo.

Como si en Venezuela no pasase nada, todos estos parásitos de la política post CADIVI aceptan, validan, reconocen y aprueban completa y totalmente al señor Maduro, a su “proyecto de país” y a todas sus sinvergüenzuras.

En Venezuela la oposición electoral perdió completamente la vergüenza, el pudor y el más elemental sentido de la historia. ¡De haberlo tenido en algún momento, claro está!

La industria electoral nuevamente sube sus santamarías. Ganando o perdiendo en noviembre, todos los pillos indecentes que van a participar en “eso” pueden tener por seguro que, saliendo de la herradura del CNE, se llevan algo entre las manos, o algo pegado en los bolsillos.

Al final ya ni les preocupa el asco o la repugnancia que despiertan en todo un país.

Lógico: ¡Es que ELLOS SON ASÍ!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + nueve =