En serio

Editorial / Venezuela RED Informativa

Solo creemos en aquello que nos gusta oír. Porque la realidad es aparatosa y, las más de las veces, despiadada.

Aterrizando: la Administración Biden/Harris no está con la Venezuela que necesita un verdadero cambio de timón.

La Administración Biden/Harris declara por un lado estar en contra del régimen corrupto que preside el señor Maduro, mientras que por el otro inicia el desmantelamiento de las grandes restricciones comerciales y financieras que montó Donald Trump para asfixiar al NARCORÉGIMEN de Caracas.

Joe Biden y Kamala Harris dicen estar enfrentados a las prácticas antidemocráticas del gobierno de Venezuela, pero animan y empujan negociaciones y arreglos de convivencia a través del Reino de Noruega, que van a desembocar en una payasada electoral dominguera de noviembre en nuestro país.

Mientras, tanto Biden como Harris hablan y no hacen un coño de importancia que apunte a la liberación de Venezuela, la oposición de mentiritas junto con el gobierno de verdad verdad, se pasan la papa caliente de las vacunas y de las campañas de vacunación, que puedan inmunizarnos del virus chino.

De la boca para afuera todo vale. Así, con la película de la persecución en caliente por la mitad de los océanos del mundo, de los tanqueros iraníes que traen la basura que ellos llaman combustible a nuestro país, creen que tenemos.

¡Basta de tonterías: no somos pendejos! Con algo de la plata que la oposición se roba a diario del patrimonio de la república bajo “administración” de Guaidó y de sus enanos, se podrían llevar a cabo muchísimas cosas…

Desde financiar una monumental y feroz campaña de lobby para poner en el mapa de intereses a Venezuela como legítimo tema de agenda hemisférica, que influencie a los grandes decisores sobre nuestra situación. O comprar millones de vacunas para todos los venezolanos. Hasta la dotación y puesta a punto de un contingente armado que irrumpa en nuestro país y presione EN SERIO al mundo, para remover el cáncer que nos está carcomiendo.

Todo es asunto, al final, de hacer las cosas EN SERIO. Todo lo demás, son «Fantasías animadas de ayer y hoy».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 3 =