¿Es necesario el estallido social? (Especial)

César Guillén Citterio / Venezuela RED Informativa

Hay que insistir en que los ciudadanos le dieron un mensaje claro y objetivo al gobierno y al liderazgo político. Que lo más importante es el país, el bienestar de la sociedad y el futuro de sus hijos. El 90% sabe y ahora está más que convencido de que eso no es posible con Maduro y su entorno radical. Regiones que respaldaron al gobierno ampliamente son los que hoy se rebelan. Llegamos al fondo.

Se hace imprescindible que el liderazgo político en el contexto de la gran crisis nacional, dirija las protestas y no permanezcan escondidos a ver qué pasa. Entendemos claramente lo constitucional, pero ante el señalamiento abierto y público de las naciones democráticas del mundo civilizado, la respuesta del régimen ha sido la de una actitud retadora y de burla.

El régimen persiste en su error, no por desconocimiento sino porque están atrapados en su fango y así también nosotros. Las fuerzas armadas deben pensar ya en pronunciarse, de alargar esta agonía y el permitir el abuso y el derramamiento de sangre, ya no podrán justificar su omisión, tienen la responsabilidad de asumir constitucionalmente su deber. Ya aquí todo está muy claro. A otros con la pendejada del imperialismo y el bloqueo.

Debemos cambiar de ipso-facto el modelo castro-comunista para salir de la crisis e insistir en que Maduro y su entorno no pueden permanecer para esa transición. Las centrales de trabajadores, los empresarios, la iglesia y todas las instituciones deben ya dirigir sendos comunicados al país, demandando la necesidad del fin de este régimen. Sin dilaciones ni distracciones.

El gobierno no va a dar respuesta porque no las tiene, no dialogará ni mucho menos reorientará su política. Ganan tiempo con nombramientos, actos y anuncios, mientras piden apoyo a países parias, y tratan de que los traidores intenten una y otra maniobra, como la de Capriles y el mercader de Borrell. Es su única y última estrategia.

El desenlace de seguir con este escarceo y dilaciones puede llevarnos a una situación impensable hasta para los degenerados que juegan dominó y consumen alcohol en las colas para surtirse de gasolina. El tiempo se agota y la necesidad y la desesperación crecen. El estallido social generalizado está a las puertas del país y no habrá forma de controlarlo sino con una represión atroz y un baño de sangre que alcanzará a los dos bandos por igual.

FEDEPETROL-CARABOBO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + seis =